lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fL5D

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/09/2018 :: Cuba

Cuba 2018 en una imagen

x Barrios al Poder

2018, La Habana. Un parque limpio, cuidado. Un grupo de niños jugando al fútbol. Niños sonrientes, sanos, bien alimentados. Un hermoso árbol que representa todo el camino andado, 60 años de revolución marcando la diferencia en el mundo, poniendo por delante los intereses de la gente frente a los intereses del capital. Una grúa que muestra una Cuba en reconstrucción económica, cultural, social y política. Y también un nubarrón en el cielo por aquellas dificultades aún no resueltas, esas heridas que se abrieron durante el Periodo Especial y que aún no se sabe cuándo cicatrizarán.


Cuba vive hoy la situación más compleja en 60 años. Hay tendencias opuestas al sentido socialista de desarrollo y hay también la necesidad y el interés en continuar el sentido socialista de desarrollo. El debate está caliente. Tanto desde posiciones revolucionarias como desde posiciones más conservadoras, todo el mundo lanza su crítica.

Algunas voces critican que están surgiendo tendencias egoistas, gente que está pensando en su propio interés, en su propio beneficio. Personas que buscan ganar a costa de cualquier cosa. Algunas medidas económicas que se tomaron durante el Periodo Especial para salir adelante han propiciado esto. El trabajo por cuenta propia (los autónomos), el desarrollo del turismo, el trabajo con las empresas extranjeras y la inversión de capital extranjero. Sin embargo, todos coinciden en que se tomaron las medidas que se tenían que tomar en ese momento. Era un coste que había que pagar. Se dijo que era un "mal necesario", y no era un "mal" porque en realidad no tenían otras alternativas. Si las hubieran tenido las habrían aplicado, pero no era el caso. Por lo tanto era simplemente "necesario". Había que introducirlas, pero había que hacerlo pensando en que sirviera no sólo a intereses de producir y dar servicio sino de pensar distinto hacia la sociedad.

En todo caso, con sus más y sus menos se puede decir que a día de hoy el cuentapropismo está bien visto por la sociedad cubana en general. Cuba está más colorida, tiene más vida. El cuentapropismo se ha desenvuelto en una esfera fundamentalmente de servicios a la población, en consecuencia se ha visto beneficiada la sociedad cubana porque le brinda algunos servicios que no se estaban brindando con buena calidad: cafeterías, restaurantes, peluquerías, etc. Hoy hay 500.000 trabajadores por cuenta propia, sobre una fuerza laboral activa de 6.100.000 personas (de 11,2 millones de personas que representa la poblacion en la isla). Es un peso enorme. ¿Lo positivo? que le ha dado empleo a la gente. Ha sido una via de escape para la población. La realidad es que el cuentapropismo ha creado más fuentes de nuevo empleo que la empresa estatal.

Jorge, de 29 años, es investigador en una empresa cubana, en el centro de inmunología molecular de La Habana. No milita en el Partido Comunista de Cuba, sólo en el Comité de Defensa de la Revolución (CDR) que hay en su manzana, aunque le resta importancia porque eso es algo que, para él, "hace todo el mundo".

- Según tu visión, ¿qué ha supuesto el impulso del cuentapropismo?

"Es lo que uno ve en el día a día, sobre todo que ahora hay más cafeterías y restaurantes. Eso no es una parte central para la economia de un país, aporta impuestos en su volumen global, pero las personas cuentapropistas no son una parte relevante en la economía, los negocios son pequeños. Pero para el dia a dia de la gente se nota que tienes más cafeterías donde ir, restaurantes, y bueno ves que la economia general del país va mejorando.
Yo voy a cafeterías de vez en cuando, por ejemplo con mi novia, y a los restaurantes también. Antes no lo hacíamos porque no había. A lo mejor había uno o así, era algo muy aislado. Ahora ha crecido mucho"
.

- ¿Qué tiene de bueno que haya más restaurantes y cafeterías?

"¿A ti no te gustan los restaurantes? A mi también, es eso simplemente. Le da más vida a la ciudad. Es algo para hacer un día cualquiera en pareja o con amigos. No es algo que va a definir el destino de un país ni nada de eso, pero para la vida diaria es más entretenido, hay más opciones y cosas para hacer. Luego también se mantienen las cosas de entretenimiento y culturales como siempre. El cine es muy barato aquí, se puede ir al teatro también, a las funciones de ballet, todo eso nunca se paró ni siquiera con el periodo especial. Y ahora lo tienes igual, lo que pasa que ahora vas al cine y cuando sales puedes ir a comer algo a un restaurante y haces más vida. Esa es la diferencia. Lo bueno es que los cuentapropistas llevan negocios pequeños y al final el estado no tiene que desgastarse en eso. Por ejemplo cosas grandes y esenciales para la economía sí que no puede llevarlo el cuentapropista, en eso tiene que tener el control el Estado.
Ahora el acceso a comida ha mejorado porque hay cooperativas agrícolas que traen alimentos, es más fácil comprar viandas, frutas, carne..., hace 20 años era mucho más difícil comprar carne. De hecho no había casi de nada, aunque en realidad nuestros padres son los que peor lo pasaron, yo era muy pequeño y estaba becado en una escuela; nos priorizaban la alimentación, por lo tanto afortunadamente en ese momento no me dí mucha cuenta de lo que pasaba en la calle. En todo caso ahora hay más acceso a comida, aunque sigue siendo caro para alguna gente. En las cooperativas es más barato, por ejemplo, donde mi madre va a comprar. Ahora hay esa opción que antes no había".

- ¿El cuentapropismo está generando muchas diferencias entre la gente que gana mucho dinero y la que gana poco?

"Es verdad que tanto el dueño como el camamero de un restaurante ganan mucho más que un profesor universitario. Y eso hay que regularlo, y no es necesariamente quitarle a ellos sino darles más a los profesores, es subirles el salario. Quiza una solución sería subirle el impuesto a los cuentapropistas y con la ganancia dárselo a los maestros, ese tipo de variantes".

Jorge relata que un investigador en su empresa ganaba hace 20 años un cuarto de lo que gana ahora. Le han subido el sueldo 4 veces para reducir la desigualdad generada por la diferencia de ganancias que genera el cuentapropismo. Con su sueldo, además de cubrir todas sus necesidades básicas, puede salir a comer a un restaurante una vez por semana con su pareja y alojarse en un hotel una vez al mes.

La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fL5D

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal