lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cR2I

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

06/03/2011 :: James Petras, Medio Oriente

EE.UU. está canalizando apoyo a los sectores más conservadores de Libia

x James Petras - La Haine
Los mismos sionistas neo conservadores que nos metieron en las guerras en Afganistán e Irak, son los que ahora están exigiendo más tropas contra otro país árabe

Comentarios para CX36 Radio Centenario del sociólogo norteamericano, Prof. , James Petras desde Binghamton, Nueva York Estados Unidos. Lunes 28 de febrero de 2011. www. radio36. com. uy

Chury: Yo decía hoy que seguimos teniendo como tema al menos en el campo noticioso, Libia, norte de África, y lo que está pasando. Todo análisis que se pueda hacer sobre eso es necesario porque la gente está analizando realidades, muchas de ellas que comenzaron hace 30, 40 años y simplemente las noticias no alcanzan. Creo que se hace necesario el análisis que es tu fuerte, junto con la noticia así que lo que tengas para decirnos sobre eso lo escuchamos.

Petras: Como primer tema empecemos con Libia. El señor Kadafi tiene una carrera larga como gobernante que empezó con un gobierno muy progresista, anti imperialista, incluso dando mucho apoyo material a las organizaciones en lucha en América Latina contra los dictadores. Era un gobierno antidictatorial, anti imperialista, con compromisos muy fuertes apoyando a los grupos de Chile, Argentina y de otros países, no simplemente con palabras sino con apoyo material.

Al mismo tiempo combinaba eso con algún apoyo en África cuestionables a movimientos islámicos no exactamente progresistas. Y con su política interna, doméstica, empezó a financiar la educación incluso para mujeres y otras medidas progresistas en relación con el bienestar social. Pero , a partir de los 90, empieza a tener algunas medidas menos progresistas. Incluso alguna corrupción empezó a extenderse en el régimen de Kadafi. Y en los primeros años del nuevo milenio, especialmente bajo la dirección de uno de sus hijos, empezó a firmar contratos con las grandes petroleras, privatizaciones. Y también llegaron a acuerdos con los países imperialistas en varios sitios, incluso con el gobierno de los EEUU y Berlusconi, para explotar recursos y tambien colaborar en la mal llamada “guerra anti-terrorista”.

A partir de la liberalización de los últimos quince años, empezó el deterioro del régimen y también la corrupción y la política exterior más conciliadora. Por eso debemos calificar a Kadafi como un líder que debe retirarse hace años, para permitir una democratización de sus programas de bienestar social.

Contra Kadafi uno puede criticar la represión incluso las masacres y debemos hacerlo. Pero es hipócrita la prensa mundial y los gobernantes de Estados Unidos, Israel y Europa de condenar a Kadafi por la represion, cuando ellos están cometiendo masacres peores por más de diez años en Afganistán y Palestina. Hoy día en Afganistán anunciaron que la OTAN mató más de 60 niños y niñas y personas civiles solamente en una semana. Y si multiplicas eso por 52 semanas del año y sobre diez años, tenemos cifras cien veces más que lo que ha cometido Kadafi. . Y si combinamos las masacres occidentales en Irak podríamos ver las dimensiones y los países occidentales ahora como grandes hipócritas están criticando lo que está pasando en Libia.

Nosotros sí debemos criticar la represion en Libia, pero ponerlo en la perspectiva de que son mini masacres, frente a Hillary Clinton, Netanyahu, Obama, Sarkozy y todos los otros líderes occidentales. Y los medios de comunicación, el New York Times, el Financial Times, el BBC que hablan del terrible Kadafi, deben reflexionar sobre sus propios patrones de los gobiernos donde sirven como camuflaje de los asesinatos.

Ese es el primer comentario que debemos hacer.

El segundo es sobre lo que está pasando ahora en Túnez y en Egipto. Tenemos la renuncia del primer ministro Ghannouchi de la auto titulada transición en Túnez, que muestra que el pueblo rápidamente ha tomado cuenta de que simplemente tumbar al dictador Alí no era suficiente, que no han cambiado ni el Estado ni la política económica, ni han democratizado el país. Ahora hay la segunda ira donde el pueblo no simplemente tumbó a un líder sino que quiere cambiar el sistema existente, neoliberal y represivo. Reconocen que los militares no son un substituto del dictador. Hay un proceso de revolución dentro del levantamiento inicial. Lo mismo en Egipto. Mientras en Túnez las masas populares consiguen la renuncia de Ghannouchi, en Egipto la represión es la primera respuesta del gobierno militar. Los golpistas que tomaron el poder después de Mubarak ahora están reprimiendo los manifestantes que exigen verdaderos cambios. Otra vez los medios tratan de engañar a sus lectores hablando de una “revolución” en Túnez y Egipto. No era una revolución, es un levantamiento. Y ese levantamiento sigue porque no hay un verdadero proceso democrático y es un factor muy importante.

Frente a estas cosas que hemos comentado, los Estados Unidos ahora están canalizando 150 millones de dolares a Egipto supuestamente para facilitar la transición. Pero es una forma de fortalecer el status quo y evitar las transformaciones que exigen los millones que todavía están en las calles.

En Libia también Estados Unidos está canalizando clandestinamente apoyo a los sectores más conservadores, más pro occidentales que están metidos en estas marchas y ocupaciones. Lo que hay que identificar en la politica de los EEUU eso son los sionistas. Hoy día más de 40 declararon que los Estados Unidos deben intervenir, mandar tropas y tomar el país. Los mismos sionistas neo conservadores que nos metieron en las guerras en Afganistán e Irak durante la época de Bush, son los mismos que ahora están exigiendo más tropas contra otro país árabe. Son Elliot Abrams, Kaplan, Liberman y otras figuras destacadas que influyen este gobierno de Obama. Son la punta de lanza de la política más militarista, imperialista, todo en favor de Israel que busca aplastar cualquier movimiento y cualquier gobernante que sea crítico a Israel.

Debemos decir que el proceso de levantamientos tiene muchos matices que debemos analizar. Mientras el principal eje de la política de masas es progresista ya vemos que hay sectores pro- imperialistas que quieren meter las fuerzas armadas de OTAN y distorsionar el resultado. Eso es un punto que debemos observar en el próximo períodos.

Más allá de eso hay varias cosas que debemos anotar sobre el proceso de transformación en los levantamientos. El contenido social: la gran masa actuando en estos levantamientos, son jóvenes que no tienen trabajo o tienen trabajo en el sector informal, que están trabajando como pequeños vendedores en las calles. Se encuentran siempre en la calle. Por esta razón estos desocupados, sub ocupados, auto empleados, cuentapropistas pobres, que el eje de su actividad está en la calle porque es donde trabajan, donde se agrupan en las plazas, en las esquinas, en los cafés, en cualquier lugar. No están imbricados, ubicados en el sistema productivo. Por eso la gran fuerza está en la calle, porque están ubicados en la calle por su trabajo o por su falta de trabajo. Es como en Argentina cuando la gran mayoría de los piqueteros eran desocupados y la forma de acción es a partir de movilizarse en las calles y cortar caminos y llenar los centros con una masa para paralizar el sistema y enfrentar a la autoridad política directamente. En los levantamientos en los países árabes, por la naturaleza de economías de exportación de materias primas, no se genera un sector obrero industrial. Entonces la lucha es entre la masa empobrecida y el gobierno, es directamente política. En general no es directamente una lucha entre obreros y capitalistas. Eso existe, pero es secundario. Aquí tenemos otra cosa como en Argentina en el 2002: un enfrentamiento entre la calle y los trabajadores de la calle, con el Estado. Una lucha frontal para actuar como fuerza motor de una transformación.

Este tipo de levantamientos, de lucha, entre la calle y el gobierno, tiene enorme fuerza para tumbar gobiernos y sirve como una presión sobre cualquier figura política, pero es difícil que esta masa heterogénea defina un proyecto alternativo. Tiene algunos slóganes: terminar la dictadura, trabajo, libertad, pero no tiene una definición política como alternativa de gobierno. Depende de su fuerza de presión sobre lo que existe en el gobierno. Por esa razón debemos enfatizar que el resultado de los levantamientos es indeterminado. No sabemos quién va a insertarse en la situación política para encabezar alguna alternativa. Es indeterminado. Podría ser un organizacion islámica, podría ser un partido político del sector conservador, puede ser un movimiento socialista o nacionalista. Pero es indeterminado porque las fuerzas mismas son tan heterogéneas.

Chury: Petras, para terminar te digo que parece que algunos ex guerrilleros importantes tienen el destino de terminar siendo amigos del imperio. Digo esto porque Dilma Rousseff en declaraciones que ha hecho últimamente y en los hechos concretos, parece que en su política el aspecto principal es un acercamiento mayor entre Brasil y los Estados Unidos.

Petras: Eso de darse vuelta es algo que hemos visto en otros países como en Venezuela y El Salvador. Algunos guerrilleros de los años 60 ahora están siendo parte de la contra revolución y reciben dinero de la CÍA. Hemos visto a la ex guerrillera Rousseff en Brasil que ahora maneja la política económica para el gran capital. Lo que uno fue no define donde está ahora. Hay muchas circunstancias que intervienen entre el período guerrillero y las prácticas actuales. Entre esos factores está el hecho de que la represión en algún sentido domestica a los guerrilleros que sufren y después dicen no quiero sufrir más, nos hemos sacrificado, ahora debemos disfrutar la vida.

Otro factor que debemos entender, es que algunos guerrilleros en sus prácticas políticas eran bastante autoritarios dictando órdenes a los subordinados. Y están acostumbrados a mandar. Y siempre tienen esta tentación cuando salen de la lucha guerrillera, de asumir posiciones de mandatarios y estas prácticas centralistas que utilizaban mientras estaban en la lucha guerrillera es muy adaptable a la política de ser un líder burgués que manda desde el Palacio.

Extractado por La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cR2I

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal