lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bI3F

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

21/04/2008 :: Mundo

Haití: Sobre el estallido

x Batay Ouvriye
Algunos dicen que ?si hubiera estado Aristide, el pueblo no estaría en esta situación?. No recordamos que Aristide y su equipo (llamados ?comilones? por el mismo pueblo) nunca criticaron a la explotación y abrieron las puertas a la ONU

Hace mucho tiempo que, desde Batay Ouvriye, estamos clamando que la situación de degradación extrema del país llevará ciertamente a un ESTALLIDO, el mismo que está ocurriendo hoy en día. Habíamos hasta anunciado que con su actitud de “vagos profesionales”, su cara tan dura frente a los problemas descomunales que está viviendo el pueblo, su incompetencia flagrante y su cruel inmoralidad… el gobierno estaba jugando con fuego. Habíamos, sobre todo, denunciado la orientación francamente pro-imperialista y burguesa que es la suya.

Zonas francas / salario de miseria: una cierta combinación …vertiginosa. Tan vertiginosa que, indudablemente, llevaría, en pocos años, a un país de economía sumamente atrasada, a la histórica polarización de hoy: la de “la lucha final”. Entonces, de todas maneras, el gobierno se transformaría, anunciábamos, en una máquina represiva. Denunciábamos allí el papel que iba obligatoriamente a jugar la MINUSTAH, porque lo que iba a ponerse en cuestión, iba a ser precisamente la razón fundamental de la presencia de estas fuerzas invasoras: garantizar la implementación del más odioso proyecto de explotación. Hace mucho tiempo que insistíamos sobre la calle sin salida de tal opción. No hay solución en calles sin salida. Excepto hacer explotar el muro final.

El gobierno, por mensaje del entonces primer ministro, el viernes 4 de abril, avanzó que la droga, el contrabando, hasta burgueses incómodos con la recién recaudación de impuestos, estarían encabezando por su parte el recién levantamiento. Es también cierto. Pero, preguntamos: si son tan conocidos y estando así fuera de su propia “legalidad” ¿por qué el gobierno no los ha arrestado todavía? ¿por qué no los arresta ahora? … lo más importante queda entonces que, si ellos han podido prender un fuego tan grande, es porque, más profundamente, existe una enorme y concreta base para esa explosión.

Por otro lado, varias corrientes, según distintas combinaciones, habían abiertamente llamado a la movilización. Entre las cuales, nosotros. De una manera clara, perfectamente audible y divulgada ampliamente en todo el país. ¿Cuál fue el verdadero impacto tanto de estos llamados nuestros como de la militancia de las demás corrientes progresistas? No se puede decir con exactitud. Por el momento, resaltemos la coincidencia de estos llamados con las necesidades reales de las masas.

Otros dicen que “si hubiera estado Aristide, el pueblo no estaría en esta situación”. No recordamos que Aristide y su equipo (llamados “comilones” por el mismo pueblo) nunca criticaron a la explotación, él mismo ensanchó aún más el camino para ella y de igual manera fue quién abrió las puertas para el ciclo de ocupaciones de la ONU en la zona. Tal reducción / desviación enseña la naturaleza de estos grupos de manifestantes.

En realidad, el ESTALLIDO actual empieza a formalizarse, no sólo cuando los precios de las mercancías de primera necesidad subieron drásticamente sino, más precisamente, cuando la burguesía trató de imponer una reducción monumental del ajuste salarial con decir que, después de 5 años de haber sido completamente bloqueado, ¡no iban a dar más de 5 a 10 por ciento de ajuste! Entonces, en varias ciudades, en lugares de trabajo pero también en barrios, movilizaciones obreras tendieron a despertar los ánimos generales de protesta. La próxima semana, al llegar la súbita y enorme alza de precios, denunciábamos que las clases dominantes “estaban así poniendo la formación social entera encima de un barril de pólvora”. Es que la presencia de la MINUSTAH, asegurando, garantizando la dominación, le dotó a la burguesía de una arrogancia casi infinita y, con calma, tomándose el riesgo, confirmaron su imposición. Se equivocaron.

En la siguiente intervención nuestra, resaltábamos cómo el propio ministerio de asuntos laborales llegó a calcular él mismo una canasta mínima para los trabadores “vivir” y proponer …¡la mitad! de salario. Fue cuando resumimos: “éste gobierno se ha vuelto ¡un criminal consciente!” y, juntando la preocupación salarial al alza de los precios, avanzamos que SÓLO UNA MOVILIZACIÓN GENERAL PUEDE SACUDIR UN TANTO AL GOBIERNO Y PARAR EL PLAN DE MUERTE QUE NOS ESTÁN PREPARANDO EL IMPERIALISMO, LAS CLASES DOMINANTES Y SU ESTADO REACCIONARIO.

*

No es casualidad si la represión-compresión del salario mínimo aparece junto con el alza de los precios de las mercancías de primera necesidad (es decir: en un par de días, de todo). Salario de miseria y alto costo de vida, son dos caras de la misma moneda. Son, los dos, parte de la misma lógica de la agresiva acumulación capitalista de hoy. Si hay una “globalización”, es esa.

El desempleo es el tercer parámetro. No solamente como resultado de la destrucción del campesinado para dejar a la mano de obra “libre” y lo más barato posible, sino porque también la masa de desempleados le hace presión, enorme, al empleado, al obrero - al salario pues -, a su capacidad de organización y de lucha: otra vez al salario. ¡La plusvalía!

Salario de miseria, alto costo de vida, desempleo… son tres parámetros de la misma lógica de explotación. En el marco de la degradación tan avanzada de la formación social haitiana, empujar aún más la contradicción, la expone a ser entonces EXPLOSIVA. Los imperialistas lo saben. Por eso se vieron obligados a estar físicamente. Políticamente y junto con sus fuerzas armadas: ¡la OCUPACIÓN! Anticipando o, sino, bloqueando, reprimiendo (si necesario con TERROR, como sucede ahora mismo en los barrios populares). No quieren otra Somalia en la región. Tienen hasta miedo, conociendo el aspecto explosivo de la situación en Haití, la debilidad del Estado y de sus mismas fuerzas represivas, lo repugnante de la burguesía (y, de allí, el odio que le radican las masas) y, sobre todo, la tradición de lucha del pueblo haitiano, generalmente y en los últimos 20 años recientes.

Por otro lado, el proyecto imperialista-burgués de zonas francas, no deja espacio para nadie más. Ninguna otra clase encuentra allí aunque sea algo de desarrollo o de simple sobrevivencia. Todo debe estar dedicado a éste proyecto de “desarrollo”: aeropuertos, puertos, carreteras nuevas, diseños de extensiones de ciudades… Del presupuesto, no queda casi nada para la educación, la salud…

Con un panorama tan oscuro, la pequeña burguesía está dividida. Debido a la dificultad global de la situación, los que ya se encajaron en algún “trabajito”, aunque no critican (y, a veces, hasta tienen admiración para) la movilización popular, se quedan quietos, sobre todo si - cuando - se sienten apuntados también. Los estudiantes, bloqueados en su mismo funcionar (libros, fotocopias, transporte, comida…) desarrollaron una “consciencia” más aguda: agudizada. La movilización allí de los elementos más avanzados llegó a tener peso. Progresistas de toda clase tuvieron también una participación hasta ahora constante. Faltaría que llegase hoy a un nivel superior: en fuerza, pero sobre todo en orientación, en objetivo global, general, histórico: en LÍNEA.

*

ADENTRO DE LA MOVILIZACIÓN

Uno de los problemas que tuvo la movilización popular, es que la gran mayoría de los manifestantes se quedó solamente en lo del alto costo de la vida. Pequeños grupos hablaron del desempleo, ninguno del salario. Eso aunque algunos días antes era éste el tema de actualidad e igualmente movilizador. Por más que tratamos, no se logró alzar a articularse a la lógica global. Es un trabajo que queda por hacerse. Lo más pronto posible. Según las capacidades objetivas de la clase obrera, dentro de lo que será el porvenir inmediato de los acontecimientos. Este texto es también parte de ésta lucha.

En el resto del mundo (América Latina, África, Europa…), cada vez que se plantea el alto costo de la vida, se le integra el salario, bajo (o poco poder adquisitivo). En Haití, no se ha llegado todavía. Debido tal vez al número ínfimo de la clase obrera (y, de allí, el peso de las demás clases dentro de las masas mismas, en particular el sub-proletariado), la importancia consecuente de la economía paralela, articulada-dominada con-por el capitalismo y, también, debido a la crisis general. Es que el alto costo de la vida, cuando llega a generar “hambre”, realmente “hambre” (en nuestro último viaje en Brasil, Argentina, Uruguay… mencionábamos, ya desde aquel entonces, que tanto los obreros como los trabajadores en general, no comían ya al medio día, ¡ni hablar de cuando subieron drásticamente los precios!), cuando, pues, llega la crisis, en una población urbana, a generar hambre, simplemente: no deja para más preocupación.

Además, el papel de las clases dominantes (junto con el Estado y también la prensa burguesa) en insistir nada más en el alto costo de la vida, influyó también a enfocar aún más el pueblo en su propio remolino. Esto favoreció en muchos lugares la producción de análisis truncados y, consecuentemente, de propuestas también parciales y sin visión.

El gobierno rápidamente aprovechó para tratar del hambre como si fuera aislado, sin ninguna relación con la explotación, el sistema global de dominación y las relaciones sociales de producción. Es más: propone ahora resolverlo con “ayuda” …de los mismos imperialistas. El asistencialismo juega allí no sólo un papel para reesforzar la dominación política y económica, sino también uno ideológico: “estos pobres no llegan a salir solos del problema…, prueba adicional para reconfirmar la necesidad de nuestra presencia” ¡! Es en este tan miserable marco que actúa el gobierno. De hecho: está allí para esto.

Lo importante, sin embargo, es que la movilización llegó, en los últimos días, a poner como claro blanco a la burguesía en general: bancos, grandes comercios, bombas de gasolina, almacenes… fueron atacados. Pero, en su expresión más articulada, no llegó a acusar a esta clase, formalmente y como RESPONSABLE de la situación, lo que exigiría instantáneamente soluciones de otro nivel. Peor todavía, esta falta de enfoque preciso y de otra altura, le permitió al presidente negociar ayuda, otra vez …¡de los mismos comerciantes! No es que los presionó, al contrario, les presentó como salvadores, “buena gente” (¡de repente!), aportando su “participación”… Ellos aprovecharon la ocasión para anunciar que la baja concedida no iba a durar más de tres meses y que, tan pronto acabado este periodo, ¡volverían a subir los precios! Con todo un equipo de ideólogos suyos, hasta se sirvieron de la violencia popular (y de la supuesta “enorme destrucción de bienes privados” – algunos cristales rotos y pequeñas mercancías llevadas -) para justificar la próxima alza. El gobierno, en el marco del “mercado libre” de la OMC al cual está afiliado, se guardó de pronunciarse.

Será, muy pronto, la próxima “situación”, base para el próximo estallido.

*

LAS FUERZAS REPRESIVAS

Es importante notar de nuevo cuánto el poder en sitio, sobre todo las fuerzas represivas (pero también todos los ideólogos pequeño burgueses), llegaron a criminalizar la violencia popular, sin nunca hacer referencia a la violencia criminal del proyecto burgués para la cual la nuestra es una simple respuesta. También, indicaron, a propósito, “…que las manifestaciones ‘legales’ fueron ‘infiltradas’… por ‘corrientes violentas’ y ‘por esto mismo’ anti-populares (en contra de los intereses del pueblo)”. (¡!). Sin quedarnos mucho en el hecho de que tal discurso es de una descomunal estupidez, sin olvidar nosotros que no hace mucho, estas expresiones, tan o más violentas, eran de las de éste mismo poder (enseñándonos su grado avanzado de renegada transformación), nos quedaremos, mas prácticamente, en anticipar que cualquier movilización futura estará bloqueada por miedo que estuviera “infiltrada por elementos violentos”.

Pero esta criminalización va aún más lejos. Está hecha para desviar la atención que las clases dominantes están preparándonos a algo aún peor, ya que declararon que el salario de miseria – y, de allí, la miseria generalizada (para que en cualquier momento cualquier desempleado esté dispuesto a aceptar el salario ínfimo de las maquiladoras) – es su ventaja comparativa.

…Preparándonos a algo aún peor, ya que, al aceptar dejarse llevar por el Cuadro de Cooperación Interino (CCI, diseñado durante el gobierno de facto de Latortue), éste gobierno asumió que la prioridad de las prioridades era para él darle paso, ancho y permanente, a las zonas francas.

…Preparándonos a algo aún peor, ya que, al firmar el recién acuerdo de libre comercio HOPE (que regulará las exportaciones textil hacia los Estados-Unidos), el gobierno se comprometió ¡en nunca intervenir sobre el precio de ninguna mercancía importada!

Es un punto que ya habíamos hecho público en el panfleto salido precisamente concerniendo “la Ley HOPE”. Es un punto capital para entender que para el imperialismo, es fundamental, en el marco de la reproducción de las relaciones de dominación (en el tan declamado “mercado libre”), que se mantenga siempre la transferencia de capitales de países dominados hacia ellos. Capital para entender ya que, bajo este régimen, éste gobierno no puede hacer nada para contrarrestar la implementación de zonas francas, el salario de miseria que exigen y la miseria generalizada que procuran; tampoco el alza de precios, ni, otra vez, la miseria que lógicamente irá creando y aumentando cada vez más.

La violencia de tal proyecto (en pleno curso), una vez en los discursos dominantes evitada, deja libre paso a la violencia estatal: el Estado haitiano y, más precisamente el gobierno, acata la violencia del proyecto imperialo-burgués, la asume por su propia cuenta y, de una vez con esto, rechaza aquella de la respuesta popular, entonces juzgada naturalmente “sin fundamentos”, la criminaliza.

No nos sorprende para nada entonces la violencia de la MINUSTAH. Esta fuerza fue mandada por los gobiernos de sus países, ellos representantes de las burguesías correspondientes, bajo mando de los mismos imperialistas. Es natural que defiendan sus hermanos de clase. Además, todo el mundo ya sabe el enorme monto que esta gente se está ganando: ¿quién les podría molestar entonces? El pueblo haitiano está, él, ya, claro sobre su papel. No queda entonces otra solución: ¡HAY QUE BOTARLA DE AQUÍ!

*

EL NIVEL DE CONSCIENCIA DE LA MOVILIZACIÓN

Con la propaganda dominante actuando y el nivel muy espontáneo de la movilización, los manifestantes se quedaron en la misma lógica que provocó la situación. Durante toda la semana, los diferentes grupos pedían al primer ministro, al presidente, de “hacer algo”, de “decir algo” y aún los que ya pedían el retiro del primer ministro, lo hacían siempre en el mismo marco limitado del hambre, el costo de la vida, haciendo referencia nada más a la “incapacidad” del gobierno.

Sería interesante resaltar también que desde el final de la presidencia de Jean-Claude Duvalier, el poder, ya en plena crisis, cambiaba de gobierno, ministros, miembros de gabinetes y otros directores, sin parar. Tuvo lugar, después, la gira de Consejos de gobiernos, de presidentes… También recordar que la matanza de los puercos criollos (con la participación activa del mismo Alexis ya) fue bajo Duvalier también, el dumping del arroz con Bazin, la firma de las zonas francas en Monterey con Aristide, etc… en fin, que se trata de una “historia de larga duración” donde cambios cosméticos no hacen para nada avanzar la situación. Tampoco se trata de tal o cual gobierno o presidente: se trata, por un lado, de una política general, de un proyecto imperialista y burgués de explotación y dominación global que, de hecho, han seguido y continúan siguiendo hasta ahora todos los poderes de turno; por otro, de una formación social en descomposición, con un Estado completamente podrido; y, finalmente, que este periodo de acumulación capitalista mundial está él mismo en profunda crisis, englobando allí todas las formaciones sociales del planeta.

En este sentido, en quedarse en la misma lógica interna del proceso en curso, la movilización se tranca ella misma en la calle sin salida de los dominantes. Es un grave problema. Es, tal vez, el problema más grave. Existe una enorme necesidad de superar este nivel, esta naturaleza de lucha. Los progresistas tienen allí un papel que jugar también en superarse a ellos mismos, los trabajadores dominados y explotados, en particular la clase obrera, deben coger sus responsabilidades.

*

LAS MANIOBRAS DE LOS DOMINANTES

Hemos debatido ya de las primeras palabras del entonces primer ministro y de las del presidente (ver “Sobre el discurso…”). No hacían nada más que tratar de resolver la situación para las clases dominantes y el imperialismo presente. Evitando mencionar que ellos mismos, de una manera u otra, estaban en primera fila estableciendo la política neo-liberal que hoy, gracias a la movilización popular (y, de hecho, por su misma violencia) critican (supuestamente). Ninguna medida inmediata había entonces salido y toda la población se había quedado sorprendida. Sobre todo: Preval no indicaba responsable, evitando, otra vez, hablar de sus amigos – o patronos – los grandes capitalistas de todo orden, comerciantes en particular quienes, bajo comando de los distintos imperialistas y en todo ayudados por los “comelones” del gobierno, se aprovechan de la situación general y de la crisis misma. Evitaba así, finalmente, nombrar la lógica que produce el alto costo de la vida y el hambre actual. Acabando por ¡felicitar a la MINUSTAH!

Mientras tanto, reunidos con los representantes de los imperialistas (entiéndase: los distintos embajadores de los “países del norte”, junto con los políticos de la MINUSTAH) y los mismos importadores (de arroz en particular), el presidente dio otro punto de prensa, con toda su artillería presente. Con tono de un increíble paternalismo, pidió a todos los “poseedores” de “…hacer un esfuerzo”, de “…tener solidaridad con el pueblo” etc, etc… Pidió a sus ministros de “…no viajar tanto” o, si posible: “…tratar de no coger demasiado ‘per diem’…” (uno se creyera en un teatro surrealista).

Y tratando de paliar a la ira popular, Preval anunció una baja de los precios del arroz. Esta baja, sin embargo, no funcionará para la mercancía ya presente en almacenes, sino que se aplicará ¡para la próxima llegada! Sin comentario. Pero así cogiendo fuerza, los burgueses afectados por los acontecimientos, tratan de que el gobierno le destituya el “dinero perdido”. Mientras tanto, dicen que una “ayuda humanitaria” ha llegado desde Venezuela, desde la Unión Europea… aunque todavía no se ve por las calles. Dicen que en corredores del palacio, antes tan vacíos, se corre un gentío enorme, tratando de bajar el precio del azúcar, él del aceite…
Lo que no entendió este “señor presidente”, es que el pueblo ¡está PELEANDO! Sus derechos, los está ARRANCANDO, en una lucha violenta, a muerte muchas veces, despreocupado de todo, tal vez demasiado. ¡NO REQUIERE NINGUNA PIEDAD! Ni hablar de supuesta “solidaridad” de parte de sus enemigos de clase. Las fuerzas actuando volverán a actuar. La contradicción explosiva del proyecto neoliberal de dominación y explotación está intacta (es precisamente lo que no quieren, no pueden tocar) y volverá a aparecer a luz clara, dentro de muy poco.

Los senadores, en un “magnanime gesto”, dijeron “…haber oído el grito del pueblo” y “…entendido.” ¡! Sin tardar, echaron para fuera al gobierno. ¡Paliativo de talla!, ya que, por ahora, con cierta expectativa, la de un guerrero un poco cansado y tan hambriento como antes, es decir: un tanto desbalanceado, el pueblo escucha. Reuniones amplias en las calles están siendo impedidas. Denunciamos esta prueba adicional de represión “tutelarizada”: es una lucha específica en sí.

Abierto ahora el juego de los puestos políticos y administrativos, los partidos y otros oportunistas desfilan en el palacio nacional. No debemos olvidarnos que, junto con los parlamentarios, son todos ellos, de una manera u otra, del viejo grupo de los “184”, de dirección burguesa y de orientación claramente pro imperialista. Se les añadieron parlamentarios lavalas, ‘reconciliados’. Fueron otra vez ellos quienes facilitaron el CCI y, con una inconsciencia notable, llevaron la formación social hacia la descomposición actual. Forman todos, un equipo solidario de reaccionarios patentes. Su apestoso olor no debe desviarnos, ¡ni menos darnos miedo!

*

¿QUÉ PERSPECTIVA PARA HOY?

En el marco de ésta crisis estructural tan profunda, la insistencia de las clases dominantes en tratar, a pesar de todo, de seguir implementando el proyecto extremo de dominación y explotación imperialista-burgués, con la incompetencia probada del Estado actual y la repugnancia de la burguesía, no llegaremos a ningún lado excepto, otra vez, a la calle sin salida que vivimos hoy en día.

La fuerza de la movilización hizo retroceder un poco al poder. Está pensando hacer algunas concesiones. De nuestra parte, repetimos: no hay solución posible en calles sin salida. NOS ES IMPRESCINDIBLE SALIR DE ELLA. Es fundamental que crezca una nueva orientación, radicalmente diferente, organizada de manera diferente, con nuevos actores sociales al frente, estructurados, cada uno con el papel que le asigna la Historia. Al mismo tiempo, una lucha fuerte y consecuente debe llevarse en contra del oportunismo populista. LA MOVILIZACIÓN DEBE COGER CAMINOS DE AUTONOMÍA, LA AUTONOMÍA QUE DEBEN TENER LAS MASAS POPULARES, EN SU ORGANIZACIÓN COMO EN SU LUCHA. Único camino para llevarnos donde nuestros reales intereses de masas no exigen llegar.

¡ABAJO LA OCUPACIÓN!
¡ABAJO LA MINUSTAH, AQUÍ PARA DEFENDER EL PROYECTO IMPERIALISTA-BURGUÉS DE DOMINACIÓN Y EXPLOTACIÓN!

¡ABAJO ESTE ODIOSO PROYECTO DE DOMINACIÓN Y EXPLOTACIÓN
QUE NOS REDUCE A SER CADÁVERES O ESCLAVOS!

¡ABAJO EL ALTO COSTO DE LA VIDA!
¡ABAJO EL DESEMPLEO!
¡ABAJO LA EXPLOTACIÓN!
¡ABAJO LA CORRUPCIÓN!
¡ABAJO LA MISERIA!

¡VIVA LA MOVILIZACIÓN AUTÓNOMA DE LAS MASAS POPULARES
CON LOS TRABAJADORES COMO POSTE CENTRAL
BAJO LA DIRECCIÓN DE LA CLASE OBRERA
EN CONTRA DEL PROYECTO DE LOS DOMINANTES!

¡VIVA UN PAÍS DONDE TODOS LLEGAN A VIVIR BIEN!
¡DONDE TODOS VIVEN MUY BIEN!

LOS QUE NO ESTÁN DE ACUERDO
Y QUIEREN QUE PUEDAN VIVIR SOLAMENTE ELLOS: ¡FUERA!

¡QUE SIGA VIGENTE LA MOVILIZACIÓN
HASTA QUE LOGREMOS SATISFACER TODAS NUESTRAS REIVINDICACIONES!
EN EL MARCO DE NUESTRA LUCHA,
NUESTRO PROPIO PROYECTO
Y NUESTRA PROPIA ORGANIZACIÓN AUTÓNOMA Y ESTRUCTURADA!

Batay Ouvriye, 13 de Abril del 2008

"http://www.lahaine.org/">La Haine


Todos los artículos de Batay Ouvriye en La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bI3F

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal