lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/eT6B

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

23/01/2022 :: México

La Internacional Comunista

x Antonio Gramsci
El 22 de enero de 1891 nacía el marxista italiano Antonio Gramsci, fundador del PCI. En 1919 escribió sobre la III Internacional, constituida en Moscú dos meses antes

La Internacional Comunista [1] ha nacido y se desarrolla de las revoluciones proletarias y las revoluciones proletarias[2]. Ya tres grandes Estados proletarios, las Repúblicas soviéticas de Rusia, Ucrania[3] y Hungría,[4] constituyen su base real histórica.

En una carta a Sorge del 12 de septiembre de 1874, Federico Engels escribía a propósito de la I Internacional en vías de disolución: “La Internacional ha dominado diez años de historia europea y puede contemplar su obra con orgullo. Pero ha sobrevivido en su forma anticuada. Creo que la próxima Internacional será, una vez que los trabajos de Marx hayan hecho su labor durante unos cuantos años, directamente comunista e instaurará nuestros principios”.[5]

La II Internacional no realizó la fe de Engels. Sin embargo, después de la guerra y tras la experiencia positiva de Rusia, han sido trazados netamente los contornos de la Internacional revolucionaria, de la Internacional de las realizaciones comunistas.

La Internacional tiene por base la aceptación de estas tesis fundamentales, elaboradas de acuerdo con el programa de la Liga Espartaco de Alemania y del Partido Comunista (bolchevique) de Rusia:

1) La época actual es la época de la descomposición y el fracaso de todo el sistema mundial capitalista, lo que significará el fracaso de la civilización europea si el capitalismo no es suprimido con todos sus antagonismos irremediables.

2) La tarea del proletariado en la hora actual consiste en la conquista del poder del Estado. Esta conquista significa: supresión del aparato gubernativo de la burguesía y organización de un aparato gubernativo proletario.

3) Este nuevo gobierno es la dictadura del proletariado industrial y de los campesinos pobres, que debe ser el instrumento de la supresión sistemática de las clases explotadoras y de su expropiación. El tipo de Estado proletario no es la falsa democracia burguesa, forma hipócrita de la dominación oligárquica financiera, sino la democracia proletaria, que realizará la libertad de las masas trabajadoras; no el parlamentarismo, sino el autogobierno de las masas a través de sus propios órganos electivos; no la burocracia de carrera, sino órganos administrativos creados por las propias masas, con participación real de las masas en la administración del país y en la tarea socialista de construcción. La forma concreta del Estado proletario es el poder de los Consejos y de las organizaciones similares.

4) La dictadura del proletariado es la palanca de la expropiación inmediata del capital y de la supresión del derecho de la propiedad privada sobre los medios de producción, que deben ser transformados en propiedad de toda la nación. La socialización de la gran industria y de sus centros organizadores, la banca; la confiscación de la tierra de los propietarios latifundistas y la socialización de la producción agrícola capitalista (entendiendo por socialización la supresión de la propiedad privada, el paso de la propiedad al Estado proletario y el establecimiento de la administración socialista a cargo de la clase obrera); el monopolio del gran comercio; la socialización de los grandes edificios en las ciudades y de las casas señoriales en el campo; la introducción de la administración obrera y la concentración de las funciones económicas en manos de los órganos de la dictadura proletaria; he ahí la tarea del gobierno proletario.

5) A fin de asegurar la defensa de la revolución socialista contra los enemigos del interior y el exterior, y para socorrer a otras fracciones nacionales del proletariado en lucha, es necesario desarmar totalmente a la burguesía y a sus agentes y armar a todo el proletariado sin excepción.

6) La actual situación mundial exige el máximo contacto entre las diferentes fracciones del proletariado revolucionario, exige incluso el bloque total de los países en que la revolución socialista es ya victoriosa.

7) El método principal de lucha es la acción de las masas del proletariado hasta el conflicto abierto contra los poderes del Estado capitalista.

La totalidad del movimiento proletario y socialista mundial se orienta decididamente hacia la Internacional Comunista. Los obreros y los campesinos perciben, aunque sea confusa y vagamente, que las repúblicas soviéticas de Rusia, Ucrania y Hungría son las células de una nueva sociedad que cristaliza todas las aspiraciones y esperanzas de los oprimidos del mundo.

La idea de la defensa de las revoluciones proletarias contra los asaltos del capitalismo mundial debe servir para estimular los fermentos revolucionarios de las masas: en este terreno es necesario concertar una acción enérgica y simultánea de los partidos socialistas de Inglaterra, Francia e Italia que imponga el cese de cualquier ofensiva contra la República de los Sóviets.

La victoria del capitalismo occidental sobre el proletariado ruso significaría arrojar a Europa durante dos decenios en brazos de la más feroz y despiadada reacción. Para impedirlo, para lograr reforzar la Internacional Comunista, la única que puede dar al mundo la paz en el trabajo y la justicia, ningún sacrificio debe parecernos demasiado grande.

----

Notas:

[1] L’Ordine Nuovo, año 1, nº 3, 24 de mayo de 1919, en la sección Vida política internacional. Firmado A.G. Traducción de http://www.gramsci.org.ar

[2] La Internacional Comunista o III Internacional se constituyó en el primer congreso los días 2 a 6 de marzo de 1919 en Moscú, es decir 80 días antes de la publicación de este artículo. El PSI no llegó a asistir al congreso pero la dirección aprobó la adhesión a la IC el 18 de marzo y el XVI congreso celebrado en octubre en Bolonia, ratificó por aclamación esta decisión.

[3] La república soviética de Ucrania fue fundada el 21 de diciembre de 1917. Tras el tratado de Brest-Litovks una gran parte de su territorio debió ser entregada y el gobierno soviético ucraniano se disolvió el 20 de noviembre de 1918. La lucha entre nacionalistas ucranianos y bolcheviques prosiguió a partir de la formación de un nuevo gobierno bolchevique el 21 de diciembre de 1919. Finalmente, en la paz de Riga, Polonia firmó la paz con la Rusia y la Ucrania soviéticas el 5 de octubre de 1920.

[4] La república soviética de Hungría fue instaurada el 21 de marzo de 1919 y fue derrotada por la reacción el 1 de agosto de este mismo año.

[5] Véase Marx Engels, Correspondencia, Buenos Aires, Editorial Cartago, 1973, p. 271. Frente a quienes afirman el escaso conocimiento de las obras de Marx y Engels por parte del Gramsci juvenil de estos años, esta cita mostraría, por el contrario, un cierto dominio de dichas obras.

Fuente: Artículo de Gramsci publicado en L’Ordine Nuovo el 24 de mayo de 1919 y reproducido en el libro de A. Gramsci "Allí donde la voluntad quiera y como la voluntad desee. Escritos sobre jacobinismo, bolchevismo, Lenin y la Revolución rusa", con presentación y edición de Joan Tafalla.
www.elviejotopo.com

compartir

            

Dirección corta: https://lahaine.org/eT6B

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal