lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bC7s

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

27/11/2007 :: Europa

Muerte provocada de dos adolescentes reactiva los disturbios en París

x Agencias / La Haine
Tras la muerte de dos adolescentes al estrellarse su moto contra un coche policial que los perseguía y los encerró, centenares de jóvenes reaccionaron atacando dos comisarías de policía, rompiendo ventanas y quemando automóviles a última hora del domingo, en disturbios que recordaron a los de noviembre de 2005, que se extendieron a los barrios pobres de toda Francia. Al menos ocho personas fueron detenidas. Hoy continúa y se extiende la revuelta

Los disturbios comenzaron en la noche del domingo tras la muerte de dos jóvenes de origen africano de 15 y 16 años cuando la motocicleta en la que viajaban fue encerrada por un coche policial en el barrio Villiers-le-Bel, en el norte de París.

El fiscal general de Pontoise encargó al inspector general de la policía nacional que investigue a los oficiales involucrados por posibles cargos de homicidio y no asistencia a personas en peligro.

Los rumores sobre la responsabilidad policial en la muerte accidental de los jóvenes de origen africano se extendieron rápidamente. Se estima que entre 500 y 1.000 jóvenes airados salieron a la calle y bloquearon un cuartel de bomberos donde los adolescentes fallecidos fueron trasladados.

Tras la encerrona, la comisaría policial de Villiers-le-Bel fue atacada con cócteles molotov e incendiada, y la vecina de Arnouville resultó gravemente dañada. Dos policías sufrieron heridas de bala y el jefe policial de Sarcelles, que intentó calmar a los jóvenes, fue fuertemente golpeado y tuvo que ser hospitalizado con heridas en la cabeza y en la parte superior de su cuerpo, dijo la policía.

Otros grupos de jóvenes quemaron una gasolinera próxima. Según algunos medios franceses, los jóvenes también atacaron la estación de tren de Arnouville-Villiers-le-Bel y algunos comercios cercanos. Las autoridades enviaron a la zona policías antidisturbios, pero los jóvenes bloquearon el paso con autos en llamas.

Omar Shhouli, hermano de una de las víctimas, contaba ante las cámaras que Oushin y su amigo sólo querían conducir la moto de cross y expresó su deseo de que los policías responsables sean condenados.

Villiers-le-Bel es un barrio de unos 30.000 habitantes. Los disturbios recordaron a los de 2005, cuando dos jóvenes murieron cuando huían de la persecución policial y se electrocutaron al intentar esconderse en un generador. Los rumores sobre la decisión estatal de eludir la responsabilidad de la policía en su muerte encendieron los ánimos y en aquellas tres semanas de disturbios se incendiaron 10.000 automóviles y 300 edificios.

Esta noche continúa la revuelta

Una treintena de policías resultaron heridos hoy durante los nuevos disturbios protagonizados por decenas de jóvenes en las afueras de París.

El incidente se desató hacia las ocho menos cuarto de esta noche, en circunstancias todavía no aclaradas, quince minutos después de que un centenar de jóvenes encapuchados comenzasen a lanzar proyectiles diversos contra los Cuerpos Republicanos de Seguridad y policías que los perseguían.

Algunos de los heridos formaban parte de una compañía llamada como refuerzo a Villiers-Le-Bel, al norte de París, donde anoche tuvo lugar el suceso. Además, más de una veintena de vehículos y varios edificios, entre ellos un gimnasio, fueron incendiados esta noche en la localidad.

A ultima hora de la tarde de hoy, decenas de jóvenes se enfrentaron con las fuerzas del orden cerca del lugar de la encerrona. Incendiaron varios coches, incluido uno de la policía, y cubos de basura, y arrojaron botellas y otros proyectiles contra las fuerzas del orden, que los atacaban con gases lacrimógenos y "flashballs", según medios locales presentes en el barrio.

Para aumentar la represión esta noche, las autoridades desplegaron a unos 160 agentes antidisturbios (CRS) en Villiers-Le-Bel para reforzar a los policías locales, informó la Prefectura.

Por la tarde, entre 200 y 300 personas, en su mayoría adolescentes, protagonizaron una marcha silenciosa por la localidad, detrás de un cartel con fotografías de los dos muertos con el texto: "Descansa en paz. Muerto el 25 de noviembre de 2007. Muerto por nada".

Las familias han escogido como abogado al mismo letrado que representó a los familiares de dos adolescentes electrocutados en octubre de 2005

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bC7s

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal