lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bR96

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

11/02/2019 :: Venezuela

Una mirada entre bastidores a la intervención de EEUU en Venezuela

x Marc Vandepitte
Trump siempre se ha comprometido por la "libertad" y la "democracia" solo en tres países: Cuba, Irán y Venezuela

¿Derechos humanos y democracia?

Las superpotencias acostumbran a justificar por motivos humanitarios una injerencia extranjera o una intervención militar. Lo suelen hacer con distintas palabras, pero siempre se resumen en las siguientes: nos vemos obligados a intervenir preocupados por la población local. En Iraq se iba a restablecer la democracia, en Libia había que salvar a la población de una masacre y en Siria estaban en juego los derechos humanos y la democracia. Después de la injerencia extranjera estos tres países están completamente destruidos o sumidos en un caos total.

También hoy se ofrecen unos motivos nobles cuando se trata de Venezuela: "El presidente Trump apoya a la población de Venezuela y exige la democracia, el respeto de los derechos humanos y la prosperidad de los que les ha privado Maduro", declara la Casa Blanca.

Una pequeña aclaración. Si Trump está tan preocupado por la democracia, ¿por qué felicitó a Juan Orlando Hernández por su victoria electoral en Honduras en diciembre de 2017, cuando tanto para sus amigos como para sus enemigos era evidente que esas elecciones habían sido una enorme farsa?

¿Y los derechos humanos? Si tanto los valora Trump, ¿por qué no decreta inmediatamente sanciones económicas contra Colombia, el país vecino de Venezuela? Y es que tras la firma de los acuerdos de paz en 2016 en Colombia se ha asesinado a más de 300 personas que eran dirigentes comunitarias, sindicalistas y defensoras de los derechos humanos. Son muchas más personas durante el mismo periodo de tiempo que en Venezuela donde, además, quienes murieron fue a consecuencia de los disturbios encabezados por la derecha.

En este sentido resulta revelador constatar que Trump siempre se ha comprometido por la "libertad" y la "democracia" solo en tres países: Cuba, Irán y Venezuela.

It's the oil stupid!

Alfred de Zayas , expresidente de Consejo de Derechos Humanos de la ONU, denuncia esta retórica humanitaria: "Lo que está en juego son unos enormes, enormes recursos naturales de Venezuela. Y creo que si Venezuela no tuviera recursos naturales a nadie le importaría un bledo Chávez o Maduro o cualquier otra persona". John Bolton , un halcón del gobierno Trump, lo dice claramente, como siempre: "Estamos viendo los activos petroleros. Es la principal fuente de ingresos del gobierno de Venezuela. Estamos considerando qué podemos hacer con ello. Supondría una gran diferencia para EEUU desde el punto de vista económico si pudiéramos hacer que las compañías petroleras estadounidenses realmente invirtieran y produjeran en el potencial petrolero de Venezuela".

Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. Potencialmente los ingresos anuales del petróleo se elevan al menos a entre 50.000 y 100.000 millones de dólares. Esa es la mina de oro que codician los gigantes energéticos de EEUU. John Bolton les obedece sin rechistar. "Estamos en conversaciones con las principales empresas estadounidenses ahora. Creo que tratamos de llegar a l mismo resultado final en esto". La política exterior al servicio de las multinacionales, no puede estar más claro.

Las sanciones

En 2015 EEUU estableció unas sanciones económicas contra Venezuela. Estas sanciones obstaculizan las transacciones financieras, congelan sus bienes en el extranjero y dificultan la importación de alimentos, medicinas y otros productos básicos. Se puede discutir la política económica de Maduro, pero en cualquier caso las sanciones no han dejado de tener sus efectos negativos. Desde que se promulgaron la situación social se ha deteriorado enormemente. L a mortalidad infantil y la desnutrición h an aumentado. Venezuela ha descendido 16 puestos en la clasificación del Índice de desarrollo humano del PNUD, lo que ha provocado que muchas personas abandonen el país.

Cuando se impusieron las sanciones el antes mencionado De Zayas era el relator de la ONU para Venezuela. Escribió un informe sobre las consecuencias de las sanciones, a las que calificó sin ambigüedades de crimen contra la humanidad. "Creo que cuando la magnitud del sufrimiento que causan las sanciones es la misma que en Iraq o la que se está haciendo evidente en Venezuela puedo afirmar que las sanciones contra Venezuela suponen un crimen contra la humanidad, que se podría llevar a la Corte Penal Internacional por violar el Artículo 7 del Estatuto de Roma".

Los tres protagonistas

Tres personajes desempeñan un papel fundamental en la situación actual de Venezuela: Trump, Bolton y Abrams.

Elliott Abrams es el enviado especial de EEUU a Venezuela. En la época del presidente Reagan estuvo implicado en las guerras sucias contrarrevolucionarias que llevó a cabo EEUU en América Central y qu e provocaron la muerte de cientos de miles de personas. Apoyó a Rios Montt , el dictador de Guatemala qu e en la década de 1980 cometió un genocidio contra la población indígena. Fue uno de los cerebros del golpe de Estado fracasado contr a Ch á vez en 2002. El excandidato presidencial Jesse Jackson resume bien el perfil de este hombre : "Elliot Abrams es un ardiente defensor de dictadores y criminales de guerra, un animador de prácticamente todas las intervenciones catastróficas de EEUU, desde la guerra encubierta de Reagan contra Nicaragua hasta las invasiones de los Bush en Iraq , y un perjurio convicto (que ocultó información sobre el escándalo Irán-Contra)".

El antes mencionado John Bolton, asesor nacional de seguridad de Trump, es de la misma calaña. Fue uno de los artífices de la invasión en Iraq en 2003, una guerra que causó cientos de miles de víctimas y llevó a la creación de Daesh. Bolton es un crítico virulento de la ONU y de la Corte Penal Internacional. Resumió su opinión acerca de la ONU de la siguiente manera: "La ONU no existe. Hay una comunidad internacional que ocasionalmente puede estar liderada por el único poder real que queda en el mundo, que es EEUU, cuando nos conviene y cuando podemos conseguir que otros nos secunden".

Y después está Trump. Tiene sus propios motivos para llevar a cabo un cambio de régimen en Venezuela. Su política exterior ha sido particularmente catastrófica hasta la fecha. En Oriente Próximo ha perdido mucha influencia a beneficio de Rusia. Tampoco ha logrado obtener resultados en lo que concierne a los conflictos con Irán y Corea del Norte. Quizá Venezuela le pueda dar una tan esperada victoria. Una gran parte de la élite venezolana ha abandonado el país. Muchos venezolanos se han ido a Florida donde han comprado viviendas que forman parte de emporio de Trump. El Financial Times escribe a este respecto que es " imposible trazar una línea de demarcación entre las relaciones comerciales de Trump y su apoyo a la democracia en Venezuela".

No olvidemos tampoco que Florida es un estado clave. Una postura dura respecto a Maduro podría dar a Trump el voto de la cantidad cada vez mayor de venezolanos instalados ahí y hacer bascular a este estado a su favor. No es novedoso ni sorprendente que unos motivos tan poco honrosos determinen la política exterior de EEUU, pero lo hace más doloroso el hecho de que Canadá y la Unión Europea se dejen arrastrar por estos tres peligrosos personajes. Traducido del neerlandés al francés para Cubanismo por Erwin Carpentier

Cubanismo.be. Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos. Extractado por La Haine.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/bR96

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal