lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eC9b

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

25/02/2014 :: Andalucía

Informe de coyuntura Diciembre 2013 – Febrero 2014

x Andalucia Comunista
Vivimos una emergencia social que también es nacional, que tiene que ver con la configuración de Andalucía como un país dependiente y oprimido

En Informes de Coyuntura pasados hemos comenzado hablando de los síntomas de la crisis sistémica en la Unión Europa, sin embargo, en esta ocasión vamos comenzar el presente Informe situándonos en una serie de consideraciones más globales, partiendo de lo sucedido más recientemente en el conflicto sirio con el acuerdo propiciado por Rusia que evitó, casi in extremis, una intervención militar directa de los Estados Unidos y sus aliados europeos, y las conversaciones de Ginegra entre el Gobierno sirio y los “rebeldes”. Este hecho nos parece importante y ha tener en cuenta para el próximo periodo, ya que prácticamente puede ser tomado como la confirmación del declinar de la unilateralidad del imperialismo norteamericano, y de sus acólitos europeos, en la escena internacional, reforzando a una Rusia que se ha decidido a defender sus intereses globales y que no está dispuesta a ceder ni a amedrentarse. A su vez, en lo que se refiere al desarrollo del conflicto sirio, observamos que los imperialistas están perdiendo la guerra no solo en lo militar, sino también en lo político, contra el Gobierno de la República Árabe Siria. A nadie se le escapa ya que el acuerdo antes aludido, así como los claros vínculos entre “rebeldes”, Al Qaeda, fanáticos religiosos, y países tan poco amantes de los derechos humanos como Arabia Saudí, Turquía, Qatar, Emiratos Árabes, y de éstos a su vez con los Estados Unidos y sus aliados europeos, están restando cualquier legitimidad a la “rebelión siria”, por mucho que los medios de comunicación occidentales no pierdan la ocasión de atacar al régimen del partido Baath y en lavarle la cara a los “rebeldes sirios”. Sin embargo, no se puede negar un hecho también muy importante: el caos se ha apoderado de Siria, grupos armados “rebeldes” enfrentados entre sí y con las tropas gubernamentales están reduciendo un país que ha gozado de cierta prosperidad a cenizas y escombros, una auténtica tragedia humanitaria. No podemos dejar de tener en cuenta que el caos sirve a los intereses imperialistas y le puede beneficiar a la larga.

Por otro lado, tal y como era previsible, las sucesivas rondas de conversaciones de Ginebra están terminando en fracaso. Los “rebeldes” y sus aliados imperialistas han intentado reventar cada una de las rondas lanzando al inicio de cada una de ellas “bombas informativas” ampliamente difundidas por los grandes medios de comunicación occidentales.

Quizá, en este sentido preciso, debemos enmarcar todos los acontecimientos que se están dando en Ucrania, es decir, una vez que de alguna manera se ha cedido terreno en el “frente sirio”, la lucha por la hegemonía se ha traslado a otro escenario: Ucrania. Por supuesto, no estamos asimilando el conflicto sirio con el que se está dando en Ucrania, pero evidentemente ambos forman parte de una guerra global por la hegemonía entre los Estados Unidos y sus aliados europeos contra el eje chino-ruso y sus respectivos aliados; en el caso concreto de Ucrania, impedir la hegemonía rusa en el llamado espacio postsoviético y por la expansión del bloque imperialista europeo. No podemos perder de vista que la salida natural hacia Europa occidental del gas ruso pasa por Ucrania, de ahí su carácter geoestratégico para los imperialistas europeos. Como no podía ser de otra manera, la prensa occidental está cumpliendo su papel de desinformar, manipular y crear un estado de opinión en contra del Gobierno ucraniano y de su rechazo al acuerdo de asociación con la Unión Europea y de reforzar los lazos con Rusia. Al respecto, en esos medios están proliferando las viejas etiquetas anticomunistas y antisoviéticas para referirse al Gobierno ucraniano y a su Primer Ministro Víctor Yanukovich, que suele ser retratado como un “burócrata soviético” de maneras “autoritarias”, sin personalidad ni carisma. La guerra entre diversos sectores oligárquicos ucranianos, cuyas afinidades proeuropeas o prorusas cambian como una veleta al viento, no puede ocultarnos el drama de un pueblo cuyas circunstancias sociales y económicas se han deteriorado. En estas circunstancias, el imperialismo occidental intenta ganarse a la problación con el “sueño europeo” con ese “abrirse al mundo” que vendrían con la firma del acuerdo con la Unión Europea y la futura incorporación a ésta, pero lo cierto es que muy problablemente ese sueño (más bien pesadilla) traería una grave reconversión industrial, privatizaciones, paro y un deterioro social aún mayor del que ya hay. Pero si algo hay que destacar en la crisis ucraniana es el papel de los grupos facistas, especialmente, el partido Svoboda, un partido ultranacionalista que honra a los colaboracionistas ucranianos con los nazis durante al II Guera Mundial y que se distingue por el racismo, la rusofóbia, el antisemitismo y el anticomunismo. Ante ese panorama, solo el Partido Comunista de Ucrania ofrece a los trabajadores y al conjunto del pueblo una alternativa política de independencia y soberanía nacional, de unidad popular, de democracia y dignidad obrera y popular, además de estar organizando la resistencia antifascista y antiimperialista consecuentemente.

Igualmente, otro tanto que se ha apuntado el eje chino-ruso es el acuerdo sobre el uso de energía nuclear por parte de la República Islámica de Irán. De nuevo, el imperialismo norteamericano y sus aliados han tenido que negociar con un “archienemigo” y llegar a un acuerdo con él. Por supuesto, este acuerdo, así como el acuerdo respecto a Siria, tiene sus contrapartidas, pero insistimos en que lo fundamental es que el imperialismo norteamericano se está mostrando incapaz de imponer su deseos de forma unilateral, tiene que negociar, tiene que ceder, y eso es algo que en determinados sectores del “establishment” norteamericano está preocupando, como muestra, es muy significativa la observación del economista catalán Vicenç Navarro, gran conocedor de los EEUU, que en un artículo sobre el 50 aniversario del asesinato de John F. Kennedy decía lo siguiente: “Sin implicar ninguna comparación entre el Presidente Obama y el Presidente Kennedy, lo que sí es cierto es que nos encontramos en una situación semejante a la que se enfrentó el último, cuando la Administración Obama ha decidido diluir las tensiones con Irán (en la misma manera que Kennedy intentó diluir las tensiones con la Unión Soviética en sus últimos años), enfrentándose con el establishment estadounidense próximo a Israel. Una vez más, el corresponsal de El País, Antonio Caño (del cual he escrito extensa y críticamente) presenta una versión tergiversada de lo que ocurre en EEUU, indicando que todo el mundo en EEUU está en contra de Obama en su política de dilución de tensiones con Irán, en un artículo significativamente titulado “Obama se queda solo”, El País (25.11.13). Tal corresponsal señala la oposición al Tratado de Irán de grupos próximos a Israel (sin aclararlo), olvidando y/o ignorando que, según todas las encuestas, la mayoría de la población estadounidense está a favor de tal tratado, firmado entre Irán por un lado, y EEUU y la UE por el otro. En realidad, tal tratado responde al deseo popular de cambiar el rol de “policía del mundo” que el establishment estadounidense ha asignado al gobierno federal de EEUU. Hay un hartazgo de las clases populares (cuyos hijos son los que luchan y mueren en las intervenciones militares del gobierno federal de EEUU) hacia tantas guerras iniciadas por EEUU, promovidas por el establishment militar-seguridad nacional, cuya financiación se realiza a costa de un gran empobrecimiento de su Estado del Bienestar, uno de los menos desarrollados en el mundo occidental”. (http://www.vnavarro.org/?p=10084). Igualmente, ese “establishment” se ha sentido profundamente molesto por el saludo de Barack Obama al Presidente de la República de Cuba, Raúl Castro, durante el funeral oficial dispensado a Nelson Mandela, de nuevo, ese gesto se ha interpretado como una “debilidad” frente al enemigo, como un ejemplo más de que la Administración Obama se está “ablandando”. Por supuesto, no se nos escapa que todo este “repliegue” se debe a cuestiones de táctica y estrategia, o como apunta Navarro, a un cierto hartazgo popular del que ciertos sectores del “establishment” se pueden estar haciendo eco por pura supervivencia política, de hecho, recientemente se ha publicado una encuesta por la NBC y el Wall Street Journal que evidenciaba que Obama había llegado a su nivel de desaprobación más alto, con un 54%.

Pero a pesar de ese acuerdo histórico con Irán, recientemente hemos visto como grupos vinculados a Al Qaeda han incrementado sus acciones violentas en Iraq, esta ola violenta hay que enmarcarla tanto dentro de los planes del imperialismo de contrarrestar la influencia iraní en su vecino Iraq como relacionada con el conflicto en Siria. Es curioso comprobar que las dos mayores campañas militares del imperialismo norteamericano en los últimos tiempos, es decir, Afganistán e Iraq, finalmente no han propiciado esos gobiernos dóciles a las decisiones occidentales. Tanto los gobiernos iraquí como afgano están fuertemente influenciados por Irán, además de haber contrariado con decisiones soberanas los deseos del imperialismo norteamericano, de ahí también que los títeres árabes del imperialismo estén levantando la bandera de la lucha interconfesional, en este caso contra el chiismo, como forma de contrarrestar la influencia iraní, elevar la suya propia (integrismo islámico suní) así como la de Israel y Estados Unidos.

Al respecto, como comunistas, debemos criticar diversas concepciones del imperialismo que se alejan de la concepción leninista, es decir, el imperialismo no se puede reducir a cuestiones geoestratégicas ni de hegemonía de tal o cual potencia. No es cuestión, aquí y ahora, de entrar de lleno en la concepción leninista del imperialismo, pero aprovechamos la ocasión, porque nunca está de más, para recordar que el imperialismo es la fase actual del capitalismo, en palabras del propio Lenin: “Si fuera necesario dar una definición lo más breve posible del imperialismo, debería decirse que el imperialismo es la fase monopolista del capitalismo. Una definición tal comprendería lo principal, pues, por una parte, el capital financiero es el capital bancario de algunos grandes bancos monopolistas fundido con el capital de los grupos monopolistas de industriales y, por otra, el reparto del mundo es el tránsito de la política colonial, que se expande sin obstáculos en las regiones todavía no apropiadas por ninguna potencia capitalista, a la política colonial de dominación monopolista de los territorios del globo, enteramente repartido. Pero las definiciones excesivamente breves, si bien son cómodas, pues resumen lo principal, son, no obstante, insuficientes, ya que es necesario deducir de ellas especialmente rasgos muy esenciales del fenómeno que hay que definir. Por eso, sin olvidar la significación condicional y relativa de todas las definiciones en general, las cuales no pueden nunca abarcar en todos sus aspectos las relaciones del fenómeno en su desarrollo completo, conviene dar una definición del imperialismo que contenga sus cinco rasgos fundamentales siguientes, a saber: 1) la concentración de la producción y del capital llegada hasta un grado tan elevado de desarrollo que ha creado los monopolios, que desempeñan un papel decisivo en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario con el industrial y la creación, sobre la base de este “capital financiero”, de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capital, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particular; 4) la formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo, y 5) la terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación de capital, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas más importantes” (http://www.marx2mao.com/M2M(SP)/Lenin(SP)/IMP16s.html). Por tanto, es del todo incompleto, tal y como pretenden algunos, el asimilar el imperialismo a una determinada política agresiva de unos Estados sobre otros o sobre naciones sin Estado, sin olvidar que no se puede entender esas “políticas agresivas” sin tener en cuenta el “reparto territorial” y, a su vez, ese “reparto territorial” no se puede entender sin la concentración del capital, la creación de monopolios, las oligarquías financieras y la exportación de capitales. Siguiendo con esta argumentación y aterrizando, de nuevo, sobre el Informe que nos ocupa, no dejamos de tener en cuenta que tanto Rusia como China son Estados imperialistas donde existe concentración de capital, oligarquía financiera y exportación de capitales a que da lugar. Para los comunistas no existen imperialistas “buenos” o “malos”, pero haciendo un análisis concreto de la situación concreta, no podemos pasar por alto el hecho de que tanto Rusia como China ejercen un contrapeso en estos momentos a los imperialistas norteamericanos y europeos, caracterizados por una agresividad extrema y ansia de rapiña desbocados.

Recuperando el pulso de la crisis en la Unión Europea, son muchas las voces de “expertos” que hablan de recuperación, estas voces están teniendo una gran acogida por diversos medios de comunicación del Estado español. Los buenos datos de la economía alemana, la locomotora de Europa, vendrían a reforzar esta visión. Sin embargo, si analizamos los datos más detenidamente nos damos cuenta de que esa “recuperación” está teniendo lugar a costa de los derechos sociales y laborales de la clase obrera, es ésta la única “recuperación” que se puede dar en el capitalismo: mediante un trasvase de rentas, un auténtico expolio. Como muestra tomemos la propia Alemania, recientemente se publicó un informe elaborado por el Gobierno federal que ha desatado una gran polémica, no solo por lo escandaloso de los datos que aporta, sino por la censura que se ha intentado aplicar sobre el mismo. Los datos no dejan lugar a dudas: entre el 14% y el 16% de la población es pobre o relativamente pobre, mientras el 10 % de los hogares más acomodados disponen de más del 50% del patrimonio total neto, pero hay más: más de cuatro millones de trabajadores cobran un sueldo bruto por debajo de los siete euros la hora, mientras la evolución de los sueldos elevados ha sido positiva, han bajado los sueldos más bajos. En Alemania, este agosto pasado habían contabilizados 3 millones de parados, pero 6 millones de personas cobran una ayuda estatal de 4,30 euros diarios, en realidad, la única manera que Alemania o cualquier Estado capitalista tiene de reducir el paro en este momento histórico es a través de la precariedad, sueldos irrisorios y pérdida de derechos. El semanario Die Zeit en un reportaje sobre la pobreza titulado “Un drama se prepara” alertaba sobre la pobreza que generan los llamados “mini-jobs”, trabajos temporales a tiempo parcial remunerados con un máximo de 450 euros al mes, no imponibles y exonerados de cargas sociales. Siete millones de jóvenes o jubilados, a quienes la pensión no les alcanza para vivir, están obligados a aceptar estos trabajos precarios para poder vivir, “Estamos generando pobreza de cara al futuro”, concluía Die Zeit. Si además a este de por sí ya cóctel explosivo de precariedad y pobreza añadimos que los precios de los productos alimenticios subieron en el mes de julio un 5,7%, tenemos que realmente la recuperación que nos venden y que tanto cacarean no es más que un asalto a mano armada del capital sobre el trabajo. Podríamos haber hablado de Irlanda, que ha superado su “rescate”, recuperando su “soberanía”, como se atreven a decir diversos medios de comunicación sin pelos en la lengua, al coste de despidos masivos, sueldos de miseria y pobreza, pero no, hemos preferido fijarnos en “el motor” de la zona Euro, para hacernos una idea real del futuro que nos espera.

Mientras tanto, los ministros económicos y de finanzas europeos (Ecofin) han llegado a un acuerdo para la creación de un supervisor bancario común, imponiéndose, como viene siendo habitual, las tesis alemanas, en este caso, impidiendo que el Banco Central Europeo pueda tener capacidad de control sobre los bancos y cajas de los “länder”, cargados de activos tóxicos y de casos de corrupción. Finalmente, el BCE solo supervisará los bancos nacionalizados y los más grandes, aquellos con activos por encima de los 30000 millones o el 20% del PIB, para dejar los demás en manos de los supervisores estatales. También, Alemania ha impuesto una solución que no ha contentado al resto de “socios” para el fondo de garantía común, que consistirá simplemente en homogeneizar los fondos nacionales. Aunque los grandes medios de comunicación europeos estén vendiendo que ha habido un acuerdo, especialmente entre Francia y Alemania, lo cierto es que en los temas fundamentales Alemania ha impuesto su criterio, frente a las pretensiones francesas, apoyadas por Italia y el Estado español.

Por su parte, la Francia del “socialista” Hollande sigue desplegando sus ansias colonialistas e intervencionistas en sus antiguas colonias africanas. De nuevo, tropas francesas han intervenido en territorio africano, esta vez en República Centroafricana, como siempre con la excusa humanitaria, que sirve de tapadera al verdadero objetivo de controlar por parte del imperialismo francés a sus antiguas colonias africanas, haciendo frente a la penetración china. La Francia de Hollande da la sensación de estar más centrada en sus intereses colonialistas africanos que en la propia Unión Europea, como le han llegado a reprochar diversos medios de comunicación alemanes.

En un plano más político, debemos destacar los resultados electorales que ha tenido lugar en Portugal, la CDU (Coalición Democrática Unitaria) de la que forma parte el Partido Comunista, ha obtenido unos magníficos resultados en las elecciones municipales, arrasando en ciudades como Setúbal, Beja o Évora. Como concluía el analista Alberto Cruz: “Tanto Die Linke como la CDU portuguesa están lejos de realizar una política revolucionaria, entendida ésta como lo que es, una transformación de todos los aspectos de la sociedad y no sólo de las relaciones interpersonales sino de los aparatos del Estado y de las relaciones económicas y de producción para acabar con todas las formas de opresión, pero al menos están intentando sentar las bases para que este proceso sea posible en el futuro, sin circunscribirse sólo a la lucha electoral (…) el ejemplo de la fuerza de los principios -aunque puede ser una afirmación algo aventurada- y de una práctica política muy alejada de los vaivenes de otras formaciones, como el Partido Comunista de Francés, a quien no le ha servido de nada renunciar a la hoz y el martillo en su bandera (10 de enero de 2013) en un intento de “modernización y moderación” que le ha arrojado recientemente de dos alcaldías, ahora en manos de neofascistas del Frente Nacional; o de una Syriza, que se derechiza a marchas forzadas y en vez de acercarse a los sectores más izquierdistas de Grecia se “abre” hacia “socialdemócratas y liberales librepensadores” a los que “tenderá la mano”, según dijo su presidente, Alexis Tsipras, en Viena el pasado 2 de octubre. Mientras unos tienden la mano derecha otros tienden la mano izquierda y, con ella, recogen los frutos. Todas las miradas están en Syriza desde hace dos años, pero tanto en Alemania como en Portugal se está poniendo de manifiesto cómo hay que hacer las cosas si, realmente, lo que se busca es un cambio social y político de relieve y no simples cambios cosméticos bajo ese eslogan simple de la unidad a cualquier coste”. (http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1768). Aunque no compartamos esa visión tan positiva que Alberto Cruz tiene de Die Linke (nuestras simpatías en Alemania están con el DKP, Partido Comunista) coincidimos plenamente con sus observaciones.

Desde otro punto de vista, en Alemania se vuelve a reeditar una “gran coalición” entre la CDU, la CSU (bávaros de derechas) y el SPD. Un dato que no se nos puede pasar por alto es que Merkel vuelve a situar en Finanzas a Wolgang Schäuble, el arquitecto de todas las políticas neoliberales y de austeridad extrema que se han impuesto en la UE y en la propia Alemania, por tanto, ningún cambio cabe esperar de esa “gran coalición” en la que la socialdemocracia, de nuevo, no solo se vendido a los intereses del gran capital imperialista alemán, sino incluso políticamente, a la propia Merkel y su partido. Una vez más la socialdemocracia demuestra su podredumbre y su incapacidad manifiesta para dar alternativas reales para salir del atolladero.

Tampoco perdemos de vista el auge del fascismo, es decir, de organizaciones que aspiran a una dictadura burguesa abierta y sin paños calientes, con un lenguaje típicamente fascista ultranacionalista, racista, xenófobo, pero a la vez confuso, apelando a los sentimientos e instintos más bajos de los seres humanos. No podemos contentarnos con la explicación de que el fascismo resurge debido a la crisis, el fenómeno del fascismo va más allá de la coyuntura, que evidentemente lo pude propiciar; de nuevo, para explicar este fenómeno echamos mano de un clásico, G. Dimitrov: “El fascismo no es una forma de Poder Estatal, que esté, como se pretende, “por encima de ambas clases, del proletariado y de la burguesía”, como ha afirmado, por ejemplo, Otto Bauer. No es “la pequeña burguesía sublevada que se ha apoderado del aparato del Estado”, como declara el socialista inglés Brailsford. No, el fascismo no es un poder situado por encima de las clases, ni el poder de la pequeña burguesía o del lumpenproletariado sobre el capital financiero. El fascismo es el poder del propio capital financiero. Es la organización del ajuste de cuentas terrorista con la clase obrera y el sector revolucionario de los campesinos y de los intelectuales. El fascismo, en política exterior, es el chovinismo en su forma más brutal que cultiva un odio bestial contra los demás pueblos”(http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935_1.htm). Insistimos, como ya hizo en su momento Dimitrov en que el fascismo adquiere diferentes formas y apariencias, al respecto, tenemos el fenómeno de la “fascistización”, es decir, Estados en los que no ha llegado al poder un partido abiertamente fascista pero que sin embargo adopta rasgos fascistas. La “fascistización” no se puede separar del hecho ya mencionado del capitalismo en su fase imperialista. Nos detendremos con más detenimiento en el apartado dedicado al Estado español, por su importancia, en este tema.

Cambiando de continente, al triunfo incontestable del Gran Polo Patriótico en Venezuela liderado por PSUV en las pasadas elecciones municipales ya al destacado papel de este país en la pasada cumbre de la CELAC , le ha seguido, pasado el tiempo, una oleada de protestas instigadas por la oposición derechista que ya se ha cobrado varios muertos y heridos. Estamos ante el enésimo intento de la oposición derechista aliada al imperialismo (han sido expulsados 3 diplomáticos norteamericanos por este asunto) por derrocar al Gobierno bolivariano, para ello se valen de la mentira, la manipulación y la violencia más extrema. Sin embargo queremnos hacer notar algo muy importante, Nicolás Maduro y en general el movimiento revolucionario bolivariano, en toda su amplitud, deben hacer frente a importantes problemas que no se están resolviendo y que están causando cansancio y frustración en el seno del pueblo trabajador: hablamos de la corrupción institucional, también de la inseguridad ciudadana, una verdadera lacra que parece no tener remedio, y por último de la guerra económica lanzada por la oligarquía. Es necesario un esfuerzo gubernamental mayor por solucionar esos problemas y eso solo puede ocurrir con una profundización del proceso revolucionario y un mayor protagonismo obrero y popular.

En los EEUU, se ha evitado la posibilidad de un nuevo “shut down” mediante un acuerdo fiscal entre republicanos y demócratas. El anterior “shut down” se solucionó con un acuerdo in extremis que evitó nada más y nada menos que la suspensión de pagos de la Administración norteamericana aumentando el techo de gasto hasta el próximo 15 de enero. En esta ocasión, ha sido un acuerdo presupuestario que reducirá el gasto público en 63000 millones de dólares. Pero más allá de estas cuestiones, todo esto evidencia la fragilidad del todopoderoso “imperio”, aunque la economía norteamericana creció un 3,6% y se redujo el desempleo, ya que como apunta el economista norteamericano Dean Baker: “No hay razones para ser optimistas. La mayor parte del crecimiento se debió a un aumento de los inventarios de las empresas. Que las empresas tengan todos esos productos que todavía no han salido a la venta sirve para sumar un crecimiento estadístico ahora, pero no augura nada bueno para el próximo trimestre si no aumentan las ventas, que en este trimestre se mantuvieron en un 2 por ciento. En términos de empleo, si seguimos creando unos 200 mil empleos mensuales no llegaremos al objetivo del empleo pleno hasta 2019 o 2020. El problema de fondo es que hay una demanda insuficiente en la economía estadounidense desde los ’90. Hemos tenido burbujas en los ’90 para sustituir esta caída de la demanda. La burbuja del dot com y luego la de la vivienda” ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=178065&titular=%93no-hay-razones-para-ser-optimistas%94- ). En los EEUU hay unos 11 millones de desempleados que no reciben ningún tipo de ayuda, además de salarios de auténtica miseria en las que compañías de renombre internacional como Wal-Mart o Mac Donald´s son los campeones.

Por último, queremos hacer referencia a la ola de protestas que han tenido lugar en Bosnia. En principio el movimiento empezó por el cierre de fábricas en el centro industrial de Tuzla y de ahí se ha extendido a todo el país, participando unidos miembros de todas las comunidades, es decir, musulmanes, serbios y croatas, indistintamente. Bosnia sufre un 40% de paro y alrededor del 20% de la población vive en la pobreza. Las divisiones étnicas fomentadas por el imperialismo en la antigua Yugoslavia se están desmoronando dando paso a una realidad cruda que afecta a toda la ciudadanía independientemente de su origen. Tal y como señalaba el filósofo esloveno Slavoj Zizek: “En este contexto se deben comprender los últimos eventos en Bosnia. En una de las fotos de las protestas vemos a los manifestantes agitando tres banderas una al lado de la otra: bosnia, serbia, croata, expresando la voluntad de ignorar diferencias étnicas. En una palabra, estamos ante una rebelión contra elites nacionalistas: el pueblo de Bosnia ha terminado por comprender quién es su verdadero enemigo: no otros grupos étnicos, sino sus propios dirigentes que pretenden protegerlos de otros. Es como si la antigua y muy abusada consigna de Tito de la “hermandad y unidad” de las naciones yugoslavas adquiriera nueva actualidad. Uno de los objetivos de los manifestantes era la administración de la UE que supervisa el Estado bosnio, imponiendo la paz entre las tres naciones y suministrando una ayuda financiera significativa para permitir que funcione el Estado. Esto puede parecer sorprendente ya que los objetivos de los manifestantes son nominalmente los mismos que los de Bruselas: prosperidad y el fin de las tensiones étnicas y la corrupción. Sin embargo, la manera como la UE gobierna efectivamente Bosnia afianza las particiones: trata con las elites nacionalistas como sus socios privilegiados, mediando entre ellas” (http://www.lahaine.org/index.php?p=75326).

ESTADO ESPAÑOL

En el Estado español, el Gobierno del PP no hace más que repetir por activa y por pasiva la cantinela de la recuperación, con algunas afirmaciones que rallan ya casi el insulto a la inteligencia. Al respecto, vemos como los economistas burgueses, desprovistos ya de cualquier rigor científico, toman datos aislados, como cierta mejoría en el PIB o incluso cierta mejoría en los datos del paro, para argumentar una presunta salida de la crisis. Pero estos mismos economistas burgueses no tienen más remedio que reconocer la evidencia, aunque sea con la boca pequeña, cuando son preguntados por la calidad del empleo creado: el empleo estable y de calidad va a ser cosa del pasado, hay que hacerse a la idea, dicen ellos, de que no se puede volver a la situación anterior al estallido de la crisis, como si en esa situación anterior la calidad del empleo hubiese sido de excelencia. Lógicamente, el PP se guarda mucho de decir esto último por motivos obvios, pero lo tienen escrito negro sobre blanco en su agenda política.

Pero las campanas al vuelo lanzadas por el PP se acallan con los datos incontestables de una durísima realidad cotidiana. Para no ser acusados de tremendistas o de exagerar, vamos a tomar una serie de datos del informe publicado el 26 de noviembre pasado por unas ONGs bien apegadas al poder oligárquico español como son Intermon Oxfam, Greenpeace y Amnistía Internacional. Dicho informe se llama “Combatir la crisis con dignidad y derechos”, los datos, como ya hemos apuntado, son incontestables: el paro supera el 25%, siendo del 50% en la población activa con menos de 30 años; los niveles de pobreza han alcanzado ya a un 26,8% de la población; 626.900 hogares sin ingresos, el 3,6% de los hogares del Estado y alrededor de más de millón y medio de personas. El informe dice literalmente: “Las políticas de contracción económica y de austeridad fiscal, impulsadas desde la Unión Europea y aplicadas por el Gobierno español sin reparar en sus consecuencias, están acentuando los efectos de la crisis sobre las personas más vulnerables. La desigualdad se está convirtiendo en una grave enfermedad para la sociedad española. Una desigualdad que ya supera ampliamente la media europea. En 2011, las personas más ricas en España ganaban de media 6,8 veces más que las más pobres, mientras que en la Unión Europea esta diferencia es de 5,1 veces. Nuestro país se encuentra entre los países más desiguales de Europa junto a Bulgaria, Letonia y Portugal. De no producirse cambios en la tendencia actual, en 2025 el 20% de las personas más ricas en España podrían ingresar 18 veces más que el 20% de las personas más pobres. Asistimos a una creciente desigualdad de ingresos, de oportunidades, de acceso y disfrute de los derechos humanos, y también creciente desigualdad de género. Quienes parten de una situación de pobreza ven como sus oportunidades de un futuro mejor son cada vez más escasas con la reducción y en algunos casos desaparición de diferentes formas de apoyo para la movilidad social” (http://www.greenpeace.org/espana/es/reports/Combatir-la-crisis-con-dignidad-y-derechos/ ).

Recientemente se ha conocido un dato que viene a poner en duda la euforia del Gobierno español, se trata del dato de la deuda pública española que ascendió en 2013 al 94% del PIB, todo un record histórico. El Ministro Luis de Guindos se ha afanado en explicar que ese dato no es tan grave al haberse rebajado considerablemente tanto los intereses de la deuda como la prima de riesgo, sin embargo, poniendonos en el mejor de los escenarios; es decir, que haya un crecimiento del 1%, eso no es suficiente ni de lejos para pagar la inmensa deuda pública acumulada. La deuda es un lastre para la recuperación y de Guindos lo sabe perfectamente, pero también es la excusa perfecta para atacar a la clase obrera y estrujarla al máximo.

Mientras, los costes salariales no han dejado de bajar, el INE ha publicado recientemente que aunque el coste laboral medio por trabajador y mes aumentó en el tercer trimestre de 2013 un 0,2% respecto al trimestre anterior, lo cierto es que el coste salarial que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie, alcanzó los 1.801,42 euros de media, un 0,2% menos que en el tercer trimestre de 2012, mientras que los otros costes subieron un 1,4%, hasta los 659,22 euros. Según el INE, los costes salariales ya acumulan un año a la baja: en concreto, desde el cuarto trimestre de 2012. La burguesía española, fiel a su tradición, busca la competitividad y la inversión extranjera en la continua reducción de los costes laborales látigo en mano.

Es cierto, hay recuperación, pero para la gran oligarquía que está prácticamente poniendo al conjunto del Estado español en venta. Son muchos los fondos de inversores internacionales que están haciendo negocio en el Estado español, un buen ejemplo es el mercado inmobiliario: se nos dice que el precio de la vivienda ha repuntado (un 0,7%), lo cual se estima como positivo porque vendría a demostrar una reactivación del mercado, pero lo que no se nos dice es que ese repunte se debe a la acción de grupos inversores internacionales, es más, como se ha podido conocer, lotes de viviendas protegidas han sido vendidas a grupos inversores norteamericanos, como ha hecho el IVIMA, un organismo público de la Comunidad de Madrid, ¿dónde están los derechos constitucionales españoles cuando se les necesitan? Ausentes. Otro buen ejemplo de lo que estamos diciendo son las empresas en crisis que están siendo compradas y “saneadas” por esos grupos inversores, el caso más claro es el de Panrico (con plantas en Puente Genil y Sevilla); estamos hablando de una empresa que ha sido literalmente saqueada, donde al parecer nadie es culpable de ese saqueo, y donde, como siempre, serán los trabajadores quienes paguen tanto despropósito, si no lo evitan con su lucha.

En este cuadro, debemos enmarcar toda la polémica surgida por la determinación de la tarifa eléctrica. El hecho de que los propios economistas burgueses reconozcan que por la opacidad de las empresas eléctricas les es imposible determinar con claridad los costos de producción nos da una idea muy aproximada de lo que ha ocurrido. Las eléctricas han estado pactando unos precios desorbitados con el consentimiento del anterior Gobierno del PSOE y del actual del PP. Teniendo en cuenta estos factores, descubrimos que el llamado “déficit tarifario” no es más que una vil mentira de las eléctricas que les ha servido para que el Estado les transfiera cantidades ingentes de dinero, aumentando consecuentemente el déficit público. Lo particular de la situación actual es que el Estado, debido a los objetivos de déficit marcados por la UE, no puede asumir ese “déficit tarifario” porque dispararía la deuda pública, de ahí, la reacción del Ministro Soria. Sin embargo, la sustitución de la subasta no asegura nada, expertos en la materia afirman que el nuevo sistema es complejo y susceptible, por tanto, de nuevos y diferentes fraudes, pero sobre todo esta reforma no previene contra nuevas y abusivas subidas. Lo dicho para la tarifa eléctrica puede valer también para la tarifa del gas.

Pasando a un plano más político, la Monarquía española se sigue desacreditando, a pesar de las campañas diseñadas por Zarzuela para mejorar la imagen de la Casa Real y del propio monarca. Pero dos hechos recientes hacen que esa imagen esté lejos de mejorar: por un lado, la propia imagen dada por Juan Carlos durante el discurso de la celebración de la Pascua Militar: torpe, titubeante y senil, lo que ha puesto otra vez sobre la mesa la cuestión de la abdicación; por otro, la imputación de la Infanta Cristina por el Juez Castro por delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales y su posterior comparecencia en la que quedó patente la “poca memoria” de Cristina de Borbón, al igual que la confianza ciega en su marido; lógicamente, decimos esto en un claro tono irónico. Aunque muy posiblemente esta imputación no llegue a nada, el caso es que a la Casa Real española le viene un 2014 duro, lo cual puede, en un momento dado, acelerar las operaciones de cambio cosmético para seguir manteniendo el régimen bajo otra fachada.

Centrándonos ya en el caso catalán, antes de entrar a considerar las últimas noticias nos gustaría aclarar algo: al contrario de lo que difunden los grandes medios de comunicación españoles, el derecho a decidir, esto es, lo que los comunistas siempre hemos llamado derecho de autodeterminación, no es una lucha protagonizada por CiU, o el President Artur Mas, ni siquiera, hasta cierto, punto está protagonizada por ERC, sino que supera a los partidos políticos; estamos hablando de que en Catalunya existe hoy por hoy un movimiento reivindicación nacional popular, amplio y transversal. Como se decía en la nota hecha pública por la CUP con motivo de la pregunta decidida para la consulta: “Si se ha llegado donde estamos es gracias a la organización y la movilización de la gente, a través de diferentes plataformas, por lo tanto, debe ser el pueblo el garante de todo este proceso. La CUP batalla porque el pueblo siga siendo el motor de este proceso y para garantizar que ni los partidos políticos ni los poderes fácticos puedan volver a tener la tentación de desvirtuarlo o reconducirlo hacia posiciones de recomposición del estado de las autonomías” . O tenemos en cuenta que se trata de un movimiento que se ha ido generado en los últimos 10 años aproximadamente, y que se vio acelerado por el fracaso de la reforma estatutaria del tripartito, o no habremos entendido nada de lo que está pasando en Catalunya.

Por nuestra parte, y ya entrando en las últimas y más recientes noticias, valoramos positivamente el que se haya fijado fecha para el referéndum, sin embargo, consideramos que la pregunta propuesta añade cierta confusión. En la cuestión de la pregunta se concentran las contradicciones que se dan entre los dos socios de CiU, entre CDC y UDC. Al respecto, si nos parece interesante aventurar las posibles rupturas o movimientos políticos que se pueden derivar del proceso; no podemos descartar de aquí a un futuro la posible ruptura del PSC, es decir, o que el PSOE cree su sucursal, cosa poco probable aunque demandada por históricos como Alfonso Guerra o José Bono, o lo que puede ser más posible: que el sector “soberanista” salga del PSC. Tampoco, según se vaya desarrollando el proceso y las contradicciones dentro de la burguesía catalana, se puede descartar una ruptura en CiU, es decir, que CDC y UDC caminen por separado representando a diferentes sensibilidades de la burguesía catalana.

Igualmente, hay que tener en cuenta diversas informaciones que indican como sectores de la gran burguesía catalana españolista están tratando de tender puentes entre el Gobierno español y la Generalitat; no podemos olvidar que asesores económicos cercanos a Artur Mas forman parte o tienen importantes conexiones con esa gran burguesía, es más, si hacemos caso a esos “confidenciales” aparece la sombra de la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría como la principal interlocutora del Gobierno español en ese diálogo. Por otro lado, tal y como se afirmaba en un interesante artículo publicado en el medio alternativo Diagonal, existe una profunda división en el seno de la clase burguesa catalana: “En Catalunya lleva tiempo escenificándose una división entre diferentes sectores de la burguesía. Prueba de ello son los desplantes e incluso las acusaciones entre los representantes patronales de las pequeñas y medianas empresas, por un lado, y los de las mayores empresas, por el otro. De un lado, un simple repaso de hemeroteca deja patente que la apuesta de los centros de poder político de la gran burguesía –Patronal del Foment, sobre todo– en ningún caso sería la de la independencia. Esta postura va de la mano con la de los sectores clave del gran capital catalán, que tienen su principal nicho de negocio en territorio español: el bloque financiero-inmobiliario (La Caixa/ Servi­Habitat/ Banc Sabadell), el de infraestructuras (Abertis) y energía (Gas Natural). De otro lado, la postura del sector industrial es más compleja. Aparentemente tiende a ser más favorable –o menos escéptica– a la independencia, sobre todo si se tiene en cuenta la postura de las patronales de las PYMES, que son mayoría en este sector –60% de trabajadores industriales se concentran en ellas– y que confían en su creciente capacidad exportadora a la UE. Pero incluso en este sector hay importantes divisiones ­internas. Por ejemplo, SEAT, que genera más del 1% del PIB catalán, depende fundamentalmente del mercado español –aún se recuerdan las amenazas de Volkswagen ante la posibilidad de una independencia catalana–.” (¿Qué quieren las élites catalanas? http://www.diagonalperiodico.net/la-plaza/20265-quieren-elites-catalanas.html).

Estas cuestiones han de ser forzosamente tenidas en cuenta y relacionadas con ese movimiento popular de reivindicación nacional al que antes hemos hecho referencia, ya que una táctica que puede desactivar ese movimiento o al menos restarle potencialidad es el de dilatar y perder el tiempo, o crear confusión, como en el caso de la pregunta propuesta. No cabe la menor duda de que en este momento histórico la reivindicación independentista es la única que está siendo capaz de generar una ilusión colectiva en Catalunya, y aunque pueda haber sectores burgueses interesados en una hipotética independencia, lo cierto es que es tanta la potencialidad del movimiento popular catalán que de ese proceso político nacional puede surgir un proceso de transformación social favorable a los intereses del pueblo trabajador catalán. Por otro lado, hoy por hoy un movimiento nacional conducido por la burguesía en la Europa occidental está condenado a traicionar las aspiraciones populares de soberanía nacional que dice defender; quizá, explicar esta afirmación desbordaría los propósitos del presente informe pero es tarea de nuestro Partido y del conjunto del movimiento revolucionario trabajar por exponer claramente hasta dónde puede llegar la burguesía en sus reivindicaciones nacionales.

En lo que se refiere a Euskal Herria, la batalla principal entre el pueblo y el Estado se está centrando en la cuestión del colectivo de presos políticos. En este tiempo se han sucedido los comunicados, ruedas de prensa, manifestaciones públicas en las que el colectivo de presos ha expresado su vía para solucionar su situación, sin embargo, el Estado español hasta el momento solo ha respondido con represión y más represión. En toda esta situación hay que señalar el fallecimiento en muy extrañas circusntancias del preso político Arkaitz Bellón en su celda del penal de Puerto II.

Uniendo todos los hilos de la madeja que enreda al Estado español, esto es, crisis económica, crisis política, movimientos de reivindicación nacionales, protesta social, etc., además de cuestiones ya más puntuales como la matanza de inmigrantes en Ceuta, la derogación de llamada “Doctrina Parot” o la nueva y archireaccionaria y machista Ley del Aborto, llegamos a la cuestión de la “fascistización” a la que ya hemos hecho referencia. Que el régimen español nacido de la muerte de Franco ha tenido desde su nacimiento importantes reminiscencias fascistas no se les escapa a nadie, por eso hay quienes dentro del movimiento revolucionario han venido siempre calificando al Estado español como un Estado fascista. Por otro lado, con el desarrollo de la fase imperialista del capitalismo, muchas veces las líneas divisorias entre democracia burguesa y fascismo se desdibujan o no están claras. El caso es que esta combinación de factores está acelerando el proceso de “fascistización” del Estado español, siendo la nueva Ley de Seguridad Ciudadana del Ministro Ruiz Gallardón el mejor ejemplo de lo que estamos hablando, por cierto, que el Ministro Gallardón se ve que ha tenido muy en cuenta las acciones del SAT para redactar su Ley.

Igualmente, la crisis está evidenciando claras fisuras en la gran oligarquía española que están afectando directamente el gobernante PP. El PP tuvo el acierto en la década de los 90 de agrupar a todas las familias de la derecha española, desde la democracia cristiana hasta la extrema derecha nacionalcatólica, pasando por liberales. Esta fue una experiencia inaudita en Europa. Sin embargo el cómo afrontar la situación tanto en Euskal Herria con el cese de la actividad armada de ETA y la política penintenciaria como la cuestión catalana, la ley del aborto, como en general la política económica han divido a la gran oligarquía española diversificando sus opciones políticas. De ahí el nacimiento de VOX como una opción “dura”, claramente de ultraderecha: nacionalista española a ultranza y fanáticamente neoliberal.

No podemos despedir esta sección del Informe sin hacer una obligada lectura de los acontencimientos que han tenido lugar en Burgos, concretamente en el barrio del Gamonal. Como comunistas no nos podemos quedar en lo superficial, es decir, en exaltar unas formas de lucha, sino que debemos ir más allá. Al respecto, lo más importante de la lucha del Gamonal ha sido la organización popular. La lucha de este barrio ha demostrado que con organización popular las luchas se vencen y podemos avanzar, esa y no otra, es la pieda de toque: en la organización y en la lucha el pueblo va adquiriendo conciencia permitiendo una acumulación de fuerzas. La organización y la lucha popular deben ser sostenidas en el tiempo, es decir, la mera existencia de asambleas populares puntuales o de determinadas formas de lucha por si mismos no aseguran nada, sino que éstas deben dar lugar a una mayor politización y para eso deben ser sostenidas en el tiempo. Ese y no otro es el germen del poder popular.

Todo este ejemplo de organización y lucha popular constrata con esa auténtica operación de marketing político “izquierdista” que es la candidatura PODEMOS para las próximas elecciones europeas, con el televisivo Pablo Iglesias y el también mediático Juan Carlos Monedero a la cabeza, y todo con el respaldo político de Izquierda Anticapitalista. Entrar en un análisis pormenorizado de PODEMOS y sus relaciones con el Frente Cívico de Anguita, Izquierda Unida e incluso con determinados miembros del SAT superaría el objeto de este Informe, pero lo que si queremos señalar porque nos parece de vital importancia es lo dañino de operaciones políticas como estas, PODEMOS es justamente lo opuesto a lo que ANDALUCÍA COMUNISTA pretende y aspira, es decir, la organización y lucha obrera y popular por su entera liberación. PODEMOS va a entorpecer esa necesaria acumulación de fuerzas obreras y populares vendiendo humo y espectáculo, desorganización popular, confusión y falsas esperanzas en las instituciones hoy existentes.

ANDALUCÍA

Realmente, no sabemos si reír o llorar cuando desde los medios se da la noticia de que la economía andaluza ha crecido en el tercer trimestre un 0,1%, mientras el PIB ha decrecido un 1% respecto al tercer trimestre del 2012. Sin embargo, a poco que nos entretengamos en observar las estadísticas del IECA, veremos que realmente lo que está ocurriendo durante el desarrollo de esta crisis en Andalucía es que nos estamos especializando todavía más: “Por componentes de la oferta, las ramas primarias experimentaron un crecimiento de su actividad del 9,9 por ciento respecto al tercer trimestre de 2012, con una aportación positiva de cuatro décimas al crecimiento del PIB. Las ramas industriales cayeron un 3,7 por ciento, con una aportación negativa al PIB de cuatro décimas. Las industrias manufactureras, en su caso, decrecieron un 1,2 por ciento. El valor añadido bruto del sector de la construcción registró una caída del 3,5 por ciento, restando tres décimas al crecimiento del PIB andaluz en este trimestre. El sector servicios experimentó una caída en este tercer trimestre del 0,7 por ciento, restando cinco décimas al crecimiento del PIB. Por subsectores, destaca el crecimiento positivo de las ramas de ‘Actividades Inmobiliarias’ y ‘Actividades artísticas, recreativas y otros servicios’, que aumentaron un 1,1 por ciento y 0,7 por ciento, respectivamente, así como la caída del 3,1 por ciento en la rama ‘Actividades profesionales” (http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-economia-andaluza-crecio-tercer-trimestre-ano-un01-respecto-trimestre-anterior-20131212131551.html ). Mientras, en esa misma nota publicada por IECA se daba a conocer que la remuneración de los asalariados había caído un 4% en este tercer trimestre de 2013. Sin duda alguna, de esta crisis Andalucía va a salir no solamente más pobre, sino más dependiente y más oprimida nacionalmente.

En el mes de octubre, la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social daba a conocer un informe llamado “Pobreza 3.0. La pobreza avanza” en el que se daban los siguientes datos escalofriantes: cerca de 3,5 millones de andaluces viven en el umbral de la miseria, más de un 40% de la población. Casi la mitad de la población andaluza no puede hacer frente a gastos imprevistos y el 12% tiene retrasos en el pago de las facturas de luz o el agua. El 66% de los escolares no tiene acceso a algún recurso educativo. 600.000 andaluces sin ningún tipo de cobertura social.

También, hemos de referirnos a otro estudio elaborado esta vez por la Universidad de Cádiz titulado “Desigualdad y pobreza en Andalucía: un estudio comparativo con los países de la Unión Europea” que se presentará en febrero. En este estudio se pone de relieve la desigualdad en Andalucía, afirmando que entre 2006 y 2010, en los inicios de la crisis, la renta media aumentó en un 17% para el 10% de los andaluces más ricos, mientras que disminuyó en un 41% para el 10% de los andaluces más pobres. Igualmente, en ese trabajo se hace hincapié en que la desigualdad ha aumentado en todos estos años. La brecha entre ricos y pobres en Andalucía se agranda y se profundiza.

Mientras todo esto ocurre, ya se han cumplido los primeros cien días de gobierno de Susana Díaz al frente de la Junta de Andalucía. Por nuestra parte, poco tenemos que decir sobre el mismo, quizá cabría destacar el feroz españolismo de Díaz que nada más llegar al Gobierno no hizo más que atacar al movimiento nacional catalán y a sus propios compañeros del PSC favorables a la consulta, lo que le ha valido toda clase de elogios por parte de la prensa más derechista y reaccionaria, empezando por el propio periódico que ha sido azote del PSOE por el caso de los EREs falsos: la edición sevillana del ABC. No podemos tomar como una simple anécdota el hecho de que el Parlamento de Andalucía aprobara una proposición no de Ley del PP relativa a la unidad de España, con los votos a favor de PSOE y PP. En esta ocasión, Izquierda Unida votó en contra. En todo este tiempo, Díaz se ha dedicado más a “españolear” en Catalunya, con su visita a Artur Mas, o con el Rey Juan Carlos, que a intentar solucionar aunque sea mínimammente los graves problemas de Andalucía.

También recientemente, se ha publicado un artículo titulado “El año de las leyes” firmado por Laura León de la edición andaluza de Público (www.andalucesdiario.es/politica/el-ano-de-las-leyes/) en el que se ponía de manifiesto un hecho cuando menos curioso: de las 28 leyes que se incluían en el Pacto entre PSOE e IU no se había tramitado ni una. Recientemente, el Consejo de Gobierno ha aprobado la llamada “Ley de Transparencia”.

En los Presupuestos de la Junta de Andalucía se repite prácticamente el guión del año pasado, en este caso con respecto a los presupuestos de 2013 hay una reducción global del 3,5%, profundizando en partidas concretas vemos que a políticas sociales se destina un 1,61% menos, a educación un 2,68% menos, mientras que el recorte en sanidad es del 2,1%, destacando Andalucía como una de las Comunidades Autónomas del Estado que más recorta en esta partida. Pero hay más, si sumamos los recortes de los dos últimos Presupuestos de la Junta, que se corresponden con el Gobierno de PSOE e IU, se asciende a reducciones presupuestarias que en sanidad y educación superan el 10% respectivamente. La “progresista” Junta de Andalucía tiene el dudoso honor junto a la Generalitat gobernada por CiU y Esquerra de encabezar los recortes en sanidad y educación para el 2014 superando a Comunidades Autónomas gobernadas por el PP. Desde el Ejecutivo andaluz se insiste en que estos son unos Presupuestos para crear empleo, pero una vez más los hechos dicen lo contrario: nula oferta pública de empleo para 2014 salvo los procesos selectivos correspondientes a ofertas anteriores, tasa de reposición 0 en general y la escasa tasa de reposición del 10% para sectores esenciales como lucha contra el fraude fiscal, funcionarios docentes, sanitarios, fraude laboral, a la que obliga el Decreto 20/2011, de 30 de Diciembre de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público. Pero la cosa no queda aquí: ¿qué hay de la no renovación de contratos temporales (despidos encubiertos) que garantizan un año más que Andalucía estará en cabeza en la destrucción de empleo público? En un año, en Andalucía se ha perdido 16.000 puestos de trabajo en la Administración andaluza, cifras similares a las de Murcia o Castilla La Mancha, gobernadas por el PP.

Y como siempre, ¿en quiénes recae el esfuerzo presupuestario? Como en años anteriores en los empleados públicos, ya que, por tercer año consecutivo, los empleados públicos de la Junta de Andalucía ven recortadas sus pagas extraordinarias. Pero lo peor es ver como los voceros del falso Gobierno de progreso andaluz, como el periodista Antonio Avendaño (Diario Público en su edición andaluza, www.andalucesdiario.es) , tacha a los empleados públicos de “privilegiados” y “corporativistas”, argumentos muy parecidos a los utilizados por tipejos como Francisco Marhuenda (Director de La Razón) para justificar los ataques al empleo público del PP.

En un artículo escrito por varios militantes críticos de IU en Andalucía en el que se analizan los Presupuestos para 2014 se decía lo siguiente: “Se podrá decir que el PP lo haría peor, sin duda, pero no parece muy realista decir que estos presupuestos son una ofensiva frente a la derecha, por cuanto ni se recuperan los puestos de empleo público destruidos durante la crisis, ni se puede achacar a la pérdida de empleados dependientes de la Administración central pues han crecido. El gobierno de la Junta de Andalucía ha destruido más de 11.000 puestos de trabajo en la Sanidad andaluza, de los cuales más de 7.000 corresponden al ejercicio de 2012. En los dos últimos cursos académicos, en Educación se han perdido más de 7.000 empleados públicos, entre despidos de interinos y la no reposición de las jubilaciones acaecidas (…) En Andalucía cayó el número de empleados de la Junta para Consejerías y organismos autónomos, docencia no universitaria y sanitarios en un 6,2%, mientras el número de contratados en los ayuntamientos cayó en un 5,2%”. Este mismo artículo hace referencia a la abultada deuda de la Junta de Andalucía proponiendo como solución una moratoria y quita a la vez que una reforma fiscal para así poder desarrollar políticas sociales (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=178560).

Y todo esto tiene lugar con una Junta de Andalucía que huele a podrido, es decir, a corrupción por los cuatro costados, a financiación ilegal, a comisiones ilegales, a enchufismo, etc., al igual que las organizaciones andaluzas de UGT y CCOO. Mientras, el papel de IU en este tema no puede ser más sórdido, intentando lavar la cara del PSOE, así como de UGT y CCOO. En cuanto al desarrollo judicial de la trama de los EREs, en realidad, poco esperamos de la Juez Alaya, que en realidad no hace más que seguir las consignas que le marca el PP de Andalucía; su instrucción es lenta y tendenciosa, ya que ha cerrado vías de investigación que involucraban a familiares de prominentes militantes del PP como Javier Arenas o la Ministra Fátima Báñez. En realidad, el fondo de la cuestión quedará sin esclarecer como en tantas otras ocasiones.

Mientras tanto, el Ejecutivo de Susana Díaz ha anunciado a bombo y platillo una serie de medidas encaminadas a relanazar la construcción en Andalucía como son, por un lado, pretende elimnar trabas burocráticas para conceder licencias, y por otro, se pretende un plan para la llamada “construcción sostenible” dotado de 200 millones de euros. Si después de lo que ha ocurrido en todos estos años de crisis, al llamado “Gobierno de progreso” lo único que se le ocurre para reactivar la economía es relanzar la construcción, parece como si en Andalucía no se pudiera hacer otra cosa, como si no hubieran más opciones, y sobre todo, parece que no se ha aprendido NADA de la crisis que estamos sufiriendo. Para colmo, en un reciente informe publicado por la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) sobre el diferente impacto de la crisis en los diferentes territorios del Estado español se concluye que una de las CCAA más afectada por la crisis ha sido Andalucía y entre los motivos ha estado la excesiva dependencia a la construcción y la escasa diversidad productiva (http://www.funcas.ceca.es/ ). ¿Qué más ejemplo queremos para explicar que Andalucía es una nación oprimida? Estamos a merced de decisiones estratégicas impuestas por la gran oligarquía española a un Gobierno andaluz títere que tiene la cara dura de llamarse “progresista”. Se puedecir mál alto, pero no más claro.

Pero no queda ahí la cosa, en este periódo hemos visto por un lado la ampliación del uso de la base de Morón y el comienzo del despliegue del escudo antimisiles en la base de Rota. De nuevo, se insiste en asiganr a Andalucía una serie de roles, si antes hablábamos del rol en lo económico, en este caso tenemos que hablar del rol militar y geotratétgico por el imperialismo norteamericano. Pero lo peor de todo esto es que se pretenda hacer pasar esta agresión a nuestra soberanía como una oportunidad para la creación de empleo. Ese argumento, además de ser mentira a juzgar por todos los despidos que han tenido lugar de un tiempo a esta parte, es de un cinismo brutal.

En lo político, no podemos dejar de referirnos al bochornoso espectáculo dado por el PP para elegir al malagueño Juan Manuel Moreno Bonilla como candidato a presidir el partido en Andalucía. Desde el dedazo de Madrid hasta el posible cobro de sobresueldos pasando por las mentiras en el currículum de Moreno Bonilla. Todo esto evidencia las graves tensiones internas en el seno del PP, por un lado, a nivel andaluz ha habido un enfrentamiento entre el PP de Sevilla con el resto de Andalucía, especialmente con el “poderoso” PP de Málaga, y por otro, la desautorización de Mariano Rajoy a Dolores de Cospedal ha sido más que clara.

Siguiendo con lo político, el pasado enero tuvo lugar el congreso de la CUT. Antes de hacer cualquier consideración hacia el mismo, queremos significar que formulamos nuestras opiniones desde el escrupuloso respeto a la independencia organizativa de la CUT como partido. Desde nuestro punto de vista, en ese congreso no ha habido sopresas, es más, nada presagiaba que fuera haber alguna sorpresa, por eso, nos llama la atención la reacción de compañeros de la izquierda soberanista andaluza que mostraron su sorpresa, su desilusión o su indignación por el hecho de que la CUT decidiera continuar dentro de Izquierda Unida. Nuestra valoración ante esa decisión no puede ser más que negativa. Evidentemente, es ya una contradicción insostenible desde cualquier punto de vista reinvindicar la soberanía nacional de Andalucía, e incluso la independencia, o una transformación social revolucionaria cuando se forma parte de izquierda Unida, que junto al PSOE, son responsables de brutales recortes sociales, desde nuestro punto de vista, todo queda en un brindis al sol porque en la práctica no se apuesta políticamente por esas justas reivindicaciones. Desde el respeto, pensamos que a medio o largo plazo la pertenencia a de la CUT a IU supondrá la tumba de la propia CUT que acabará consumida por todas estas contradicciones. Por otro lado, los materiales del congreso de la CUT merecerían una severa crítica a la luz del marxismo-leninismo, crítica que sin duda alguna haremos.

Cambiando de tema, comprobamos la buena salud del movimiento de las Corralas, especialmente en Sevilla, como así lo puso de manifiesto la manifestación del pasado 11 de enero, una manifestación que pedía a la Junta la expropiación del inmueble de la Corrala Utopía. Al respecto, debemos señalar lo andaluz de este movimiento, es decir, el hecho de que es un movimiento popular muy ligado a las grandes ciudades andaluzas y a la vez enraizado con las tradiciones culturales de las mismas.

En estos momentos, el desahucio de Utopía se ha aplazado, pero la espada de damocles sigue pendiendo. El ejemplo de la Corrala Utopía tiene un valor todavía mayor si lo comporamos con el otro foco anddaluz de Corralas, Málaga, donde quitando la experiencia de Buenaventura, Izquierda Unida y el PSOE han controlado el movimiento y lo han subordinado a sus intereses. Ese mismo control por parte del PSOE e IU está igualemente afectando negativamente en esta misma ciudad a la lucha contra la subida del recibo del agua.

Respecto a la Marchas del 22 de marzo a Madrid, por el momento queremos dejar claro que participaremos, pero nuestra participación es crítica y se fundamenta en en no dejar en manos de determinados sectores oportunistas y electoralistas, obsesionados con la próxima cita electoral europea, determinadas reivindicaciones, como tampoco somos inmunes a las ansias de movilización y lucha de importante sectores obreros y populares. Nuestra participación es crítica, como hemos señalado, por tanto, no es un cheque en blanco ni un aval para nadie; pensamos que la dirección del SAT ha creado unas expectativas desmesuradas y excesivamente optimistas respecto a estas marchas y eso va a tener sus consecuencias. Igualmente, el subordinar el marco nacional andaluz de lucha de clases al estatal también tendrá sus consecuencias que no van a ser positivas precisamente para el SAT.

No podemos ni queremos terminar este Informe sin hacer mención a la tragedia ocurrida en diciembre pasado en Alcalá de Guadaira. La vida de desesperación, dificultades y penurias de esta familia es el fiel reflejo del drama social que se está viviendo Andalucía. Como es normal, esta desgracia ha sido utilizada por los partidos del régimen en Andalucía como arma arrojadiza, una lucha que no va a resolver nada a miles de andaluces que han visto sus vidas arrojadas por la borda. Pero sobre todo, este tipo de tragedias ponen de manifiesto cuán lejos estamos de la tan cacareada recuperación de la que tanto habla el PP, así como lo inútiles que son la Junta de Andalucía y los partidos que la gobiernan, partidos que siempre tienen la excusa más peregrina para hacer dejación de sus funciones más elementales.

Y de tragedia en tragedia, porque tampoco queremos olvidarnos de la muerte de frío también en diciembre de un trabajador inmigrante en la localidad de Villannueva del Arzobispo (Jaén), como denunciaba el SAT de Jaén: “Los peores presagios que anunciábamos desde el SAT, y que intentamos combatir con la ocupación de la Iglesia de Cristo Rey en Úbeda se han cumplido y se repetirán si no se pone remedio (cosa que nadie parece por la labor de hacer). La inutilidad del Foro de la inmigración unida a la falta de voluntad y humanidad de los alcaldes y partidos gobernantes en los pueblos de mayor recepción de trabajadores han dado lugar a esta situación. Pabellones hay en todos los pueblos, pero en ninguno se han abierto. Por evitar un supuesto “efecto llamada”, han asesinado a un trabajador que solo buscaba un salario para poner un plato de comida encima de su mesa”.

No queremos reiterarnos más ni volver a decir lo que ya hemos dicho más de mil veces a pesar de nuestra corta existencia como Partido: vivimos una emergencia social que también es nacional, que tiene que ver con la configuración de Andalucía como un país dependiente y oprimido. Esta cruda realidad demuestra que el camino del socialismo y del comunismo pasa en Andalucía, inevitablemente, por la conquista de la soberanía e independencia nacional.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eC9b

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal