lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fR0t

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

12/03/2020 :: Asturies

Nace 'Movimientu Asturianu de Resistencia Rural'

x Semando escontra la represión
Este movimiento social tiene como objetivo dar visibilidad a los problemas que acosan el medio rural asturiano, y luchar por la dignidad de la cultura campesina asturiana.

El 11 de Marzo se presentó en Oviedo el Movimientu Asturianu de Resistencia Rural. Formado por productorxs, gente que vive en pueblos asturianos y pequeñxs empresarixs, entre sus reclamaciones se encuentran mejoras para el medio rural; que las comunidades rurales recuperen la soberanía de su territorio, como los terrenos forestales; que los ecologistas entiendan que no pueden asumir los ataques de la fauna salvaje; y además, reclaman a la Administración que les proteja frente a la "especulación del medio rural", que permiten alquileres y ventas de casas con precios abusivos, debido al turismo.

Todas sus reclamaciones, objetivos y planteamientos vienen recogidos en este primer manifiesto que han lanzado:

MANIFIESTU DEL MOVIMIENTU ASTURIANU DE RESISTENCIA RURAL - M.A.R.R. -

El 29 de febrero de 2020 se celebró en Oviedo una asamblea de gentes vinculadas al medio rural asturiano que acordó crear un movimiento social con el objetivo de dar visibilidad a los graves problemas que acosan al medio rural. Como punto de partida se acordó publicar el presente manifiesto:

1) Crisis rural:
El medio rural se encuentra sumido en una profunda crisis que apunta a su total desaparición. A la imparable despoblación se unen la baja o nula rentabilidad de las explotaciones agrarias y la inexistencia de políticas realmente eficaces que apuesten por la dignificación de los agricultores y/o hagan atractiva la vida rural para quienes optan por vivir en el campo sin dedicarse exclusivamente a labores agrarias.

2) Cultura Campesina:
Ser rural no significa solamente vivir en una pequeña población, ser rural implica participar de la cultura campesina. Para poder abordar la problemática rural con una mínima garantía de acierto se debe recuperar y poner en valor la identidad campesina asturiana. Para recuperar la población y actividad de las aldeas se necesita dotar de identidad a sus gentes y de sentido a sus actividades.

3) Gestión del territorio:
Gran cantidad de los problemas que denuncia el medio rural provienen de una misma causa; actualmente se ha desposeído a las comunidades rurales del derecho a la gestión del territorio. Para que las comunidades rurales tengan posibilidades de supervivencia necesitan recuperar su soberanía respecto del territorio y dotarse de verdadera capacidad a la hora de resolver cuestiones como la gestión de terrenos agrícolas o ganaderos, terrenos forestales, comunales, inversiones en infraestructuras agrarias, etc.

4) Soberanía alimentaria y precios justos:
La cultura campesina significa, antes que nada, la Producción de alimentos. La tan manida soberanía alimentaria, cuya consecución fija como objetivo el actual gobierno, solamente se puede lograr a través de la recuperación de la agricultura campesina, es decir, de las “caserías tradicionales” que son quienes verdaderamente aportan esa calidad y autenticidad que busca dicha soberanía alimentaria. En este apartado debemos denunciar que el actual Gobierno del Principado de Asturias dice mucho pero no hace nada, o más bien hace lo contrario de lo que dice.
Podemos analizar varias de sus decisiones y veremos que sus “apuestas” favorecen a la industria de la alimentación en detrimento de los verdaderos agricultores y ganaderos. Las producciones agrarias deben entenderse como algo que será determinante en nuestra salud y calidad de vida. Por tanto, no deben tratarse como simples “mercancías”.
Para que esto sea posible los precios de dichos productos deben ser dignos, la renta de quienes los producen debe garantizar unos mínimos que haga atractiva la actividad de los campesinos.

5) Protección del medio rural y de la agricultura campesina frente a la economía neoliberal:
La despoblación del medio rural propicia, entre otros resultados, la nula representación política de sus habitantes. Por eso preocupa “el área central” y se lleva las inversiones. En el actual sistema socioeconómico imperante, basado en la competitividad y sus consecuentes producciones a gran escala, destruye completamente las posibilidades de supervivencia para las caserías asturianas; además de otras posibles fuentes de ingreso como la hostelería, el turismo rural, la artesanía, etc. El medio rural necesita que las opciones políticas mayoritarias den la cara con valentía y asuman por propia iniciativa la implantación de un modelo rural solidario, protegido de los desmanes de la especulación y vaivenes del “libre-mercado” y con verdadero empoderamiento y cohesión social de sus habitantes.

6) Servicios públicos suficientes:
La dificultad acceso a los servicios públicos; sanidad, educación, cultura, etc., resulta uno de los principales escollos a la hora de vivir en los pueblos. Por más que la prestación de estos servicios resulte mucho más costosa que en el medio urbano debemos asumir que sin servicios de calidad la “huida” del campo se hace inevitable.

7) Cambio de mentalidad = respeto al campesino:
El medio rural necesita un ejercicio de reflexión por parte de toda la sociedad. No puede ser que la interacción con el campo se entienda como un acto de consumo al uso, irse al campo a pasar el tiempo libre de la misma forma que nos vamos a un parque de atracciones. El campo y sus gentes necesitan que los visitantes, turistas, clientes, etc., comprendan que los gestores del territorio son sus habitantes, y aunque no ostenten títulos de propiedad privada sobre su totalidad, sí son quienes hacen posible su uso y conservación en base a su laboreo diario.
Los actuales episodios de conflicto entre campesinos por molestias al ganado, invasión de cultivos, secuestros de perros supuestamente abandonados, preferencia en el uso de las vías públicas, etc., reflejan claramente la necesidad de la mencionada reflexión.

8) Ecología y agroganadería:
En la actualidad existe un distanciamiento enconado entre los agricultores y los movimientos ecologistas. Se hace necesario un debate profundo en esta materia que concilie ambos sectores y que arroje conclusiones con la suficiente altura de miras para trabajar en aras de una solución integral. Si bien la perversión del cambio climático, así como las agresiones al medio ambiente que suponen algunas prácticas agrarias es incuestionable, la presión que ejercen la fauna salvaje, las especies exóticas invasoras y las plagas sobre ganados, cultivos e infraestructuras lo son del mismo modo. Debe celebrarse dicho debate y ambas partes deben ceder. Los campesinos quizá necesiten revisar el actual modelo agrario, basado en la productividad y competitividad, para adoptar un modelo basado en la calidad y la sostenibilidad. Empero, los ecologistas deben entender que las gentes del campo no pueden asumir los ataques de una fauna salvaje que campa a sus anchas ni la pérdida de cosechas o aprovechamientos forestales por la acción de invasiones exóticas o plagas sin control de ningún tipo.

9) Protección contra la especulación en el medio rural, turismo invasivo y acceso a la tierra:
Uno de los mayores problemas que estamos soportando en nuestros pueblos es la especulación sobre la tierra a que se someten tanto las parcelas rústicas como las viviendas. Empieza a ser habitual que el precio de la vivienda, en compra o alquiler, suba entre dos y cuatro veces su valor real. Especialmente en época estival o en "temporada alta". En este sentido, cuando una familia obrera Asturiana quiere apostar por la vida en el campo, se encuentra con unos precios inasumibles empujados al alza por esta especulación. Es habitual que si contactas para comprar o alquilar te responda una persona de clase pudiente que tiene "varias casitas en Asturias" y las alquila o vende como si estuviesen en el paseo de la castellana. Así las cosas, la misma vivienda que antes de darse un paseo por el mercado inmobiliario y caer en manos de especuladores, costaba 250€/mes pasa a costar 500 u 800€ y ya ni hablar del precio de venta. Con respecto al acceso a la tierra las recalificaciones de suelo agrícola a urbanizable están haciendo que algunos pueblos dejen de tener actividad agroganadera para ser meras urbanizaciones para turistas o fines de semana. Este problema no sería tan grave ni significaría el fin a medio/largo plazo de la Asturias que conocemos, si no sufriéramos el efecto llamada que produce el turismo masivo e invasivo y las innumerables y graves consecuencias directas, de este modelo turístico nauseabundo y aberrante que pretende convertir Asturias en un Zoo para turistas de alto nivel.
Propondremos al respecto modelos de turismo respetuoso que ya existen en otras naciones y son efectivos, regulando la tasa de ocupación turística semanal por comarcas, valles y pueblos. Un modelo que blinde los precios de la vivienda y el suelo en el entorno rural y que ponga en estrecha relación estos negocios hosteleros con los productores de la zona, reforzando la economía de ambos. Es urgente combatir este ataque neoliberal a nuestros ya exiguos recursos, que asola nuestros pueblos y está poniendo en jaque nuestra forma de vida milenaria.

10) Gobierno del Principado de Asturias = Adrián Barbón y sus 10 “malos” Conseyeros:
El actual Gobierno del Principado de Asturias no muestra signos esperanzadores para la gente del medio rural asturiano. Crean, eso sí, nuevos órganos consultivos para recordarnos que la cosa está “jodida”, que los pueblos se mueren y las actividades agrarias no terminan de aportar las rentas deseables. Sr. Presidente del Principado de Asturias; la cosa está “jodida”, sí. Pero eso ya se sabe desde hace mucho tiempo, casi tanto como el que lleva gobernando su partido en Asturias y en España. Nos viene ahora con medias verdades y medidas parche que únicamente conseguirán alargar esta agonía. Han intensificado ustedes las inversiones en materias como la incorporación de jóvenes agricultores, pero no dicen que la mayoría de esos proyectos se verán abocados al cierre porque el sistema neoliberal, que ustedes mismos apuntalan, no les dejará salir adelante. No serán competitivos... ¡Ay la competitividad…!
Presidente, ¡cómo se llena la boca con una cosa y la contraria!; dicen gobernar para los humildes pero apuntalan un sistema de libre mercado injusto que se alimenta de esos humildes que dice proteger. Utilizan el dinero público para crear pequeñas explotaciones (cosa muy loable) pero por otro lado trabajan al servicio de la industria de la alimentación que explota y asfixia a esos mismos campesinos. Por cierto, su “mal Conseyeru” de Desarrollo Rural se equivoca; salió muy andariegu y parlanchín, pero la “xente’l pueblu” no necesitamos semeyes de políticos, necesitamos políticos veraces y comprometidos.

11) Por todo lo expuesto:
Lucharemos sin descanso ni cuartel contra cualquier poder o institución que pretenda vender la Asturias real, la rural, al mejor postor, con la misma fuerza y energía que clavamos la fesoria en la tierra que nos vio nacer y a la que jamás renunciaremos. Si la Asturias rural despierta y se levanta de este mal sueño, toda Asturias volverá a ser la luz que ilumine el camino de nuestro pueblo y de nuestra clase social.

¡¡Salú pa la xente'l pueblu!!

Movimientu Asturianu de Resistencia Rural. M.A.R.R.

Uviéu, a 2 de marzu de 2020.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fR0t

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal