lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fM1V

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

26/11/2018 :: Estado español

[Salamanca] Manifestación Antifascista 20N

x Acción Antifascista Salamanca
Crónica de la manifestación antifa del pasado 20 N

Acción Antifascista Salamanca 20 de Noviembre 2018


La fecha del 20 de Noviembre es un día de celebración para todas las personas que compartimos unos profundos valores antifascistas. Por estas fechas en 1936, José Antonio Primo de Rivera era fusilado por mandato de la justicia popular por ser uno de los principales dirigentes de la Falange Española, partido que apoyó el golpe de estado y se caracterizó por ejercer de chivatos y matones contra el movimiento obrero y popular allá donde las fuerzas golpistas se implantaban durante la Guerra Nacional Revolucionaria. En condiciones diametralmente opuestas, el mismo día en 1975 y tras 36 años ejerciendo como dictador al frente de un régimen de terror que se erigió sobre tantos luchadores y luchadoras, moría en su cama otro fascista, Francisco Franco Bahamonde, no sin antes padecer una larga agonía y un alargamiento artificial de su putrefacta vida.


Pero que la alegría por sus muertes no nos haga olvidar lo que perdura de su legado: A día de hoy, estos dos personajes comparten sepultura en el Valle de los Caídos, esperpento que ostenta el título de Monumento Nacional construido con la vida y la mano de obra esclava de los presos de la guerra, propiedad del organismo público “Patrimonio Nacional”, fundado por el mismo Franco en 1940 y que hoy se dedica a adquirir y preservar bienes y lujos de la Corona.


Tan solo este hecho debería bastar para evidenciar el carácter continuista de este Estado con el régimen que se le impuso al pueblo a sangre y fuego. Pero aún hoy hay quien se empeña en maquillarlo. Hagamos memoria: Como consecuencia de la muerte del dictador, el amplio movimiento popular que se le oponía y la necesidad de abrirse a los mercados internacionales, el régimen se vio obligado a maniobrar y tratar de presentarse con una fachada democrática. Su objetivo fue el de “cambiar algo para que todo siguiera igual”. Sus esfuerzos, con la inestimable ayuda de la oposición domesticada, cristalizaron en su Constitución de 1978, que cumple este año 40 años.
Una constitución que fue redactada sin la convocatoria a Cortes Constituyentes, con cerca de 200 partidos políticos que se mantuvieron ilegalizados en las elecciones generales de junio de 1977 de las que saldría elegido el Congreso de los diputados que fraudulentamente la
elaboraría, tras una ley de Amnistía que no sacaba a todos los presos políticos que lucharon contra la dictadura ni erradicaba las causas por las que entraron en prisión, con cerca de 600 asesinatos por motivos políticos en el periodo comprendido entre 1975 y 1983, bajo la
constante amenaza de un nuevo Golpe militar…en definitiva, una farsa llevada a cabo en completa ausencia de libertades.
Las clases sociales que ejercieron su dominación política y económica y que prosperaron bajo el franquismo son las mismas que lo hacen hoy día. Después de 40 años de dictadura, en la “transición”, el régimen se autoamnistía y se establece la ley de punto y final. Personalidades
políticas, militares y religiosas que juraron lealtad a los principios del movimiento nacional y la dictadura, se integran en el aparato democrático sin más que un mero cambio de imagen. El Estado y las instituciones que emanaron de 1939, siguen a día de hoy, en esencia, intactas. No
hubo una depuración en los cuerpos represivos de Estado, ni en el ámbito político ni en el judicial.


Tras la reforma del 78, el terrorismo de estado ha continuado siendo la política a emplear para combatir la disidencia política o el ejercicio de derechos fundamentales. La guerra sucia, la impunidad de los grupos parapoliciales, las torturas en las comisarías y en las cárceles, la censura, la prohibición y disolución violenta de manifestaciones, la ilegalización de partidos, los juicios y condenas de prisión por motivos políticos y un largo etcétera han sido una constante en este país desde el triunfo del fascismo.


Los demócratas y antifascistas no debemos mirar atrás con la pretensión de limitarnos aseñalar que debió hacerse, si no para poner en perspectiva las conquistas que aún tenemos pendientes. Nuestra actuación no debe quedarse simplemente en reivindicar la memoria de estos hechos dramáticos (cosa que es imprescindible), sino en reivindicar un proyecto político que fue paralizado el 18 de julio de 1936 de manera injusta y cruel. La reforma agraria, las libertades políticas y sindicales plenas, la amnistía de todos los represaliados por causas
políticas, la separación entre Iglesia y Estado o el derecho a la autodeterminación de las naciones, siguen siendo necesidades de primer orden.
El desarrollo del capitalismo en este país ha estado ligado al terror fascista, lo ha sostenido y ha permitido la concentración de capital que ha formado los monopolios que hoy rigen la vida política y económica del país. A las reivindicaciones históricas pendientes, se le añaden nuevas
producto de este desarrollo como son la erradicación de la sobreexplotación, del paro, de la falta de vivienda, del hambre o la participación del ejército español en agresiones militares…La situación cada vez se va perfilando más en los términos “¿O el régimen, o nosotros?”, por lo
que hemos de prepararnos para continuar la lucha.

El antifascismo es hoy, si cabe, más necesario que nunca. Organicémosl

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fM1V

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal