lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/aQ0K

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

18/09/2022 :: Mundo, Mundo

Costa Rica: los 100 primeros días del gobierno de Rodrigo Chaves

x Mario Hernández
Entrevista con el sociólogo Giovanni Beluche

-Analicemos los 100 primeros días del gobierno de Rodrigo Chaves.

-Lo primero que habría que decir es muy temprano como para dar criterios muy elaborados sobre el gobierno de Rodrigo Chaves por dos razones. Una, son 100 días los que lleva, pero la otra es que hay una serie de factores de contexto que están influyendo en toda la situación en general. Tal vez voy a empezar un poco por caracterizar quién es Rodrigo Chávez.
Es un economista, tecnócrata de derecha neoliberal. Funcionario durante muchos años del Banco Mundial. Es un tipo pragmático. No es un ideólogo neoliberal. En la campaña electoral se expresó como tal, como un tecnócrata liberal. Él, antes de ser candidato a la presidencia, ocupó el ministerio de Hacienda de Costa Rica, no sé cómo le llaman en Argentina, es el ministerio que tiene que ver, no con el desarrollo de la economía, sino con el de la hacienda pública. Es decir, el encargado de aplicar el plan neoliberal a fondo.
Cuando él fue ministro, que eso fue año y medio antes de las elecciones, se había pronunciado contra la evasión fiscal, el tema del secreto bancario y en el tema del registro de accionistas. Esto siendo ministro lo puso en tensión con sectores de las Cámaras empresariales. Ahora como candidato ya dio un giro más claro hacia la derecha.
Siempre fue un neoliberal, pero cuando era ministro de Hacienda era tecnócrata, entonces planteaba esas cosas. Pero en la campaña ya ha dado un giro a la derecha y empieza a expresar un sentido bastante conservador en lo moral y demás en cuanto a los valores. No se sabe si por convicción propia o por cálculo político para hacerse de una base social de apoyo. Entonces tiene un giro a la derecha en los valores, en lo conservador, pero claramente es neoliberal en lo económico.
Todo esto le ha granjeado desde antes de la campaña, y más durante la campaña, una pelea importante con el periódico más importante de acá que es La Nación y con algunos otros medios muy poderosos como Canal 7 o Teletica, que son medios muy influyentes. Han llegado a un nivel de conflicto, él y estos medios, inédito para lo que es en Costa Rica, en mucho tiempo.
Estos sectores de los medios de comunicación expresan cierto sector de las elites económicas del país. Eso es parte de los 100 días. Eso no se ha resuelto. Es un Gobierno conservador de derecha neoliberal y que hace discursos populistas, además. Explota el descontento, el desencanto de los sectores más precarizados, de más desventaja social y que están en franco retroceso político. Trata de hacer un discurso populista, ahora te voy a decir como qué cosas, por ejemplo, pero esto cala bastante.
Tiene más apoyo ahora que cuando ganó las elecciones en las encuestas.
Pero eso también es generado un poco por la desmovilización que ha habido desde la derrota de la huelga magisterial y de salud del 2018 contra el plan fiscal del anterior Gobierno, pero también auspiciada por las campañas de esos grandes medios de comunicación, como los que él ha enfrentado ahora, pero que tienen años haciendo campaña culpando a los trabajadores, a los sindicatos, a las universidades de cuantos males existan en el país.

-Ahora, me quedo con este tema de la Universidad porque tengo entendido que hubo manifestaciones en contra de posibles recortes en intención de restar un 23% del presupuesto a las universidades públicas.

-Sí, a eso voy. Parte de este discurso que lo han montado los medios de comunicación, y en el cual él también se monta trató desde hace varias semanas de tratar de reducir el presupuesto de las 5 universidades públicas. Acá hay un fondo que se llama Fondo Especial de la Educación Superior, que es el fondo que da el Estado. Ese fondo está protegido por la Constitución de la República y debería negociarse quinquenalmente. Este Gobierno y los anteriores lo han negociado cada año y este señor pretendió bajar de manera importante el presupuesto al punto que, los que trabajamos en las universidades, sabíamos que se ponía en riesgo el funcionamiento. De una manera, casi que corriendo, se montó una manifestación, que fue monstruosa, fue enorme. Participaron estudiantes, personal administrativo, docentes y autoridades de las universidades acompañando a la comisión que iba a negociar.
Empezando la negociación de ese día el Gobierno reculó y dijo que no iba a insistir el rebajo del porcentaje del FEES, sin embargo, en las universidades seguimos planteando que es deber del Gobierno, y así es parte de lo acordado, dos cosas que no cumplen. Uno es el 8% PIB para la educación nacional y, en el caso del FEES de las universidades tienen que hacer un incremento, por lo menos, acorde a la tasa de inflación que anda por el 11%.
Entonces el Gobierno reculó y dijo que no va a rebajar, pero se ha negado sentarse en la mesa de negociación para discutir el tema de la compensación por la inflación. En eso hay como un estado de alerta de parte de las universidades.

-Te quería consultar por dos temas. Un tema es el achicamiento del Estado, que es uno de los temas que está dando vueltas y que implicaría despidos en el sector público. Y el otro es la propuesta de reforma laboral, en el sentido de eliminar la jornada de 8 horas y pasar a un régimen de 12 horas durante 4 días y 3 de descanso. ¿Qué novedades ha habido sobre estos dos temas?

-Esos temas vienen de antes, no son agenda solo de este gobierno de Chaves. De hecho, se aprobó una ley que se llama Ley de Empleo Público que busca establecer un salario único para todos los funcionarios del sector público encerrados en 9 familias de carácter laboral, lo cual es una cosa imposible y también se lo quieren imponer a las universidades. Eso fue aprobado antes de Chaves. Él en la campaña dijo que lo iba a revisar, pero no ha revisado nada.
La otra es la que tú dices, que es la ley que pretende extender la jornada laboral a 12 horas diarias durante 4 días y que los trabajadores no vayan a trabajar durante 3 días. Los sectores gremiales, sindicales estamos opuestos rotundamente a esto porque es un coronario de flexibilización laboral que a todas luces va a afectar a los trabajadores en sus derechos y, principalmente, a las mujeres.
Eso ya está en agenda, y eso ya está avanzado desde antes que Chaves asumiera, pero él lo ha adoptado como una de sus banderitas. Lo más grave es que en la Asamblea Legislativa no hay contrapeso. El único partido que hace un poco de contrapeso es el Frente Amplio de Izquierda, que en un programa antes de las elecciones lo hemos caracterizado, pero tiene un grupo muy pequeño. Son 5 o 6 Diputados de 57, el resto de toda la Asamblea Legislativa es de derecha neoliberal y, aunque se pelan los dientes en algunos debates, en estas cosas que son de fondo se ponen de acuerdo. Entonces, no suena que vamos a tener buenos tiempos de aquí en adelante.
Ahora como parte de los 100 días te puedo decir algunas cosas que ha hecho Chaves. Por ejemplo, el intento de romper la regla fiscal para aumentar el gasto público, esta regla fiscal viene de la Ley de Reforma que se hizo en el 2018 de reforma de los impuestos, establece límites para el gasto público. Es tremendo porque en el caso de las universidades si esto no se cambia podría implicar el cierre. Él ha intentado, o por lo menos lo ha dicho, que quiere modificar esto.
Aplicó el contrato con el monopolio español que había de revisión técnica vehicular, que se había vencido hacía rato y el Gobierno anterior no lo había querido aplicar. Ahora lo aplicó, cerró esa empresa y ahora están en licitación para reasignarla. Otra cosa que ha planteado, que ya decretó, es sacar al ministerio de Educación Pública del pago millonario de alquileres que a todas luces es una corrupción tremenda. Ese tipo de cosas a la gente le gusta, le satisface porque les parece que van dirigidos a pararle la mano a la corrupción. Esto, junto con el dato que te decía antes, uno de los problemas que tienen las elites con Chaves es que no es producto de la institucionalidad ni de los partidos políticos tradicionales, es un gobierno inédito. No lo controlan, aunque tengan coincidencias en lo principal de su agenda, entonces eso crea ciertos resquemores.
Ahora, la gran promesa de Chaves de que lo iba a hacer en los primeros 100 días y que no lo cumplió es el tema de rebajar el costo de vida, de la comida y el costo de los medicamentos. En eso también hay que decir, que no parezca una defensa del gobierno de Chaves ni nada porque somos opositores, la inflación que tenemos en buena parte es importada. Aquí anda cerca del 11% de inflación en lo que va del año y eso hace bastante difícil bajar el costo de vida.

-Sí, yo tengo un dato, que la pobreza alcanzó a 3 de cada 10 hogares y la pobreza extrema al 9% de la población. Estos datos son mayores en las zonas rurales.

-Sí, en las zonas indígenas. Es cierto, pero yo creo que ese dato se está quedando corto. Solo entre julio del 2021 y julio del 2022 la pobreza se incrementó en un 21.7% y la pobreza extrema creció casi un 30%. Ahora se acaba de hacer el censo nacional de viviendas y las encuestas de hogares y estamos esperando que los datos salgan pronto. Pero sí, el tema de la inflación es galopante, estamos hablando de que lo que se consumía con 1.000 colones en julio del 2021 ahora cuesta 1.164 colones, es decir una inflación acumulada de arriba del 11% y los salarios mínimos reales han decrecido en un -7.13% en un contexto de tremenda desigualdad social medida con el Coeficiente de Gini.
O sea, que la situación es bastante grave en eso y las medicinas que él prometió que las iba a bajar hizo un decreto, lo cual es cierto, donde dice que rompe el monopolio de las empresas importadoras de medicinas y ahora las farmacias pueden importar directamente desde los fabricantes o proveedores internacionales. Eso, desde mi punto de vista, no alcanza porque el problema es de economías a escala, o sea, no sé qué tanto le va a interesar hacer negocios directamente a un fabricante de medicamentos, que son grandes corporaciones trasnacionales, para venderle un poquito a cada farmacia. Aquí lo que debería hacer realmente, y no lo hace porque es un neoliberal de pura cepa, es un control de precios de intermediación de los medicamentos igual que un control de precios de intermediación de los alimentos, pero eso no lo va a hacer. Eso está fuera de agenda para un neoliberal pragmático como Chaves y el resto de los que tienen este poder acá. Así se controlaría la inflación.
En términos de agricultura te digo que los productores agrícolas en Costa Rica están sufriéndola fuerte porque el índice de precios del productor, ya te dije que al consumidor es más del 11%, es casi del 18% de sus costos. Es decir, hay que revisar toda la cadena productiva, la especulación y las altas utilidades de los intermediarios. El productor no se está enriqueciendo con esos incrementos, pero los intermediarios sí.
El precio de una comida está carísimo, los lácteos han subido un 16%, el pan y las galletas un 18%, los huevos 29%, la carne de res un 20%, el pollo un 21%, es decir, lo que come la gente se ha encarecido de una manera enorme. Entonces la gran promesa de bajar el costo de vida en los primeros 100 días está lejos de cumplirse, en buena parte por la inflación que es importada, pero en otra parte porque no hay determinación de aplicar algunas medidas que el Estado podría aplicar. Por ejemplo, el control de precios, es decir las enormes utilidades de los intermediarios.
Internamente, hay oligopolios que amplían el aumento, que amplían el precio de los productos de la canasta básica. Está por verse si el Gobierno está dispuesto a romper esos monopolios y a establecer control de precios. No creo y no creo que podamos esperar mayor cosa de este Gobierno neoliberal y ultraconservador.
Yo creo que ahora la gente con la experiencia de las universidades tiene que entender que lo que toca es organizar la resistencia social y disputar la conciencia de la gente en los barrios populares, en las zonas rurales, en la clase trabajadora. Porque hay tanta desigualdad, hay tantos sectores perdedores del modelo que el discurso populista cala hasta cierto punto.
Terminaría diciéndote que lo último que anunció el día que hizo un acto de conmemoración de los primeros 100 días fue una vieja receta que se va a poner en venta el Banco de Costa Rica, que es un banco muy grande del Estado. Se va a vender el 49% de las acciones del Instituto Nacional de Seguros, que es una enorme compañía de seguros de vida, automóviles, riesgos, incendios, etc., que es del Estado y el Banco Internacional de Costa Rica. Anunció que los va a vender. Esto creo que refleja los acuerdos que, por más que se pelen los dientes, hay entre Chaves y estos sectores dominantes en el terreno económico, aunque prevalezca una disputa en lo político por la conducción del régimen, donde no le tienen toda la confianza, pero en el modelo económico están de acuerdo.
Esta receta es vieja, la venta de estos activos del Estado ya la había anunciado el gobierno anterior de Carlos Alvarado y no la pudo aplicar. Ahora habría que ver por qué, si tiene en la Asamblea Legislativa absoluto control para aprobar eso y más. Habría que ver qué tipo de resistencia se puede hacer de parte del Movimiento Popular.

La Haine

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/aQ0K

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal