lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cM4p

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

10/10/2019 :: Mundo

Ecuador y la actualidad de la revolución

x Iván Montero
Ecuador ya dio una vuelta: neoliberal-progresista-neoliberal

El fracaso del progresismo

En Brasil, después del fracaso del lulismo se vinieron los gobiernos ultraneoliberales de Temer-Bolsonaro. Aunque hubo multitudinarias expresiones populares en las calles contra el gobierno de Dilma, el malestar social no se convirtió en una organización social capaz de realizar una ruptura revolucionaria, ese malestar en cambio fue utilizado para que la ultraderecha tomara el timón del aparato de Estado y así el empresariado brasileño y trasnacional retomara el control burocrático para conducir la violenta acumulación de capital.

En México, el tardío progresismo –ante la próxima crisis mundial– podría desmoronarse en un par de años, ni el lopezobradorismo alcanzará a contener el descontento popular que avanza en la vida trágica de los millones de mexicanos que no vemos mejorar nuestra vida más allá de la retórica de la proclamada Cuarta Transformación, un progresismo desfasado de la bonanza económica no podrá legar muy lejos. Debido a la profundización de la precariedad laboral, los despidos masivos en el sector estatal causados por las políticas neoliberales de austeridad, la tomada de pelo con la supuesta cancelación de la Reforma Educativa, el desempleo, los bajos salarios, la violencia social, el aumento del crimen, entre otras problemáticas, la avalancha del malestar latinoamericano puede contagiar a México y explotarle al gobierno de López Obrador en las manos ante su postración al capital financiero y oligarquías nacionales asociadas con el extranjero.

En Argentina, luego del fracaso progresista de los Kirchner, se da un vuelco hacia la ultraderecha neoliberal con Macri. Sin embargo, actualmente habrá que estar muy atentos debido a la organización política masiva aglutinada en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Una coyuntura que lance a la población a las calles, podría catapultar al FIT políticamente y posibilitar inminentes rupturas revolucionarias.

La revolución intermitente

En Ecuador, en cambio, la historia marca otro rumbo. El fracaso del correismo y la traición de Lenin Moreno está sacando a la superficie el malestar de una población que nunca estuvo "feliz, feliz, feliz" con el gobierno progresista de Correa y mucho menos con los neoliberales. El “paquetazo” morenista (aumento de los precios de las gasolinas, reforma laboral y económica, etc.) condicionado por el FMI para un préstamo de 4.200 millones de dólares, reabre un tema sensible para la población: el endeudamiento. Hay que recordar que Rafael Correa había legitimado sus gestiones abanderando la lucha contra la deuda que tenía Ecuador con los organismos financieros internacionales. Pero también abre otros problemas centrales, la subida al precio de la gasolina conduce necesariamente al encarecimiento de la canasta básica para la mayoría de la población; y la ofensiva laboral ahondará la precarización del trabajo, lo que tendencialmente permitirá mayor superexplotación, baja salarial y pérdida de derechos laborales.

Las contradicciones del capitalismo en América Latina siguen siendo explosivas y, como vemos, sus salidas son escenarios abiertos. Los ciclos progresistas y contrarrevolucionarios ya no son de largo alcance: las crisis económicas y financieras, el colapso ecológico, el saqueo que hace la industria extractivita y los daños que ocasiona a la población que habita esas zonas, el desempleo estructural, los límites de la producción petrolera (peak oil) y demás contradicciones que van emergiendo, impiden la recuperación del sistema. Es así que ante un capitalismo senil y con crisis estructural, la actualidad de la revolución se vuelve intermitente.

¿Qué posibles escenarios le esperan a Ecuador? Lo que hará el Estado en dado caso de no poder contener la ira popular será destituir a Lenin Moreno. Con esta fórmula (usada recientemente en Puerto Rico), bajaran los ánimos para poder administrar el conflicto. Pero también se puede recrudecer la represión, incluso con el eventual apoyo de los Estados Unidos.

El escenario que saludamos los de abajo es aquel donde las organizaciones indígenas, estudiantiles, sindicales, de trabajadores, de los barrios y comunidades, logren construir un poder popular que le dispute el proyecto de nación a las clases dominantes; que lancen al vuelo medidas revolucionarias: desconocimiento del gobierno traidor de Lenin Moreno, toma y ocupación de Bancos, desconocimiento de las deudas financieras de toda la población, desconocimiento del FMI y BM, desplazamiento de la burocracia política –en zonas ocupadas– por comités o concejos elegidos democráticamente por los trabajadores, gobiernos indígenas en territorios liberados donde no se permita la incursión del Estado ni sus cuerpos represivos, etcétera.

Ecuador ya dio una vuelta: neoliberal-progresista-neoliberal, se reabre un ciclo de luchas donde la necesidad de la revolución anticapitalista surca el horizonte.

La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cM4p

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal