lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cB7v

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

12/12/2009 :: Medio Oriente

Domingo de marchas en Turquía. Represión a manifestaciones

x Alejandro Haddad
En distintos puntos de Turquía y Kurdistán Norte se realizaron marchas en protesta por el trato propinado al líder del PKK, Abdullah Öcalan en el penal de Imrali

El líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fue objeto de represalias dentro de la cárcel. Se lo acusa de “enviar mensajes en código” a la organización, intentando desestabilizar a la República. Las protestas coincidieron con la visita del primer ministro turco, Tayyip Erdoğan, a los Estados Unidos.

Amed, Kurdistán Norte, lunes 7 de diciembre de 2009 (AW) Que haya una marcha en territorio kurdo no es extraño. En el último mes, se registraron al menos, un promedio de una marcha diaria. Los principales motivos, pedir la libertad de Abdullah Öcalan y apoyar al Grupo por la Paz y la Democracia del PKK, que lleva más de un mes recorriendo parte de la Anatolia proponiéndole el diálogo al gobierno turco. Pero esta vez, la marcha se anunciaba reprimida, lo cual tampoco es algo extraño. El pueblo kurdo sabe que si sale a la calle, hay una probabilidad muy grande de ser reprimido por la policía turca.

Ayer, la marcha fue en reclamo por las represalias que pesaron sobre Öcalan en las últimas semanas. Apo, tal como lo llaman los kurdos y kurdas, purga una pena de cadena perpetúa en la cárcel de Imrali, en la isla del mismo nombre. Su reclusión es en total soledad desde que entró hace casi diez años y diez meses.

El gobierno anunció que iba a trasladar a otros seis presos políticos a ese penal, para que Öcalan estuviese acompañado. Ese, sería un gesto de apertura, en el camino para construir más democracia; una empresa que se ha propuesto la administración del ministro Recep Tayyip Erdoğan. Sin embargo, esa “apertura democrática”, ha sido puesta en duda por los partidos de izquierda y el PKK, ya que, apenas queda en debates furiosos en el recinto del parlamento, mientras la policía y el ejército continúan reprimiendo a toda aquella oposición, siempre que busque una salida pacífica a la cuestión kurda.

Por ejemplo, el líder del conservador Partido Republicano del Pueblo (CHP), Deniz Baykal, propuso masacrar a las kurdas y los kurdos tal como se hiciera en 1938 en Dersim. Aquella masacre, por la cual el estado turco jamás pidió disculpas, ni tampoco fue sancionado por la comunidad internacional, hoy es reivindicada por un partido conservador y militarista, que se postula como la oposición al gobierno actual.

Y entre tanto el PKK y Öcalan proponiendo una salida en paz y democracia que es que es ridiculizada por el gobierno y esa oposición conservadora. Por el contrario, el CHP, propone una salida militar, de asimilación total o exterminio. El CHP, toma palabras prestadas de Kemal Atatür (fundador de la República de Turquía), las tergiversa, y la usa como bayonetas dialécticas para atacar cuerpo a cuerpo a quien se le atreva a su nacionalismo racista.

Las marchas

Contra esa idea de muerte salió las distintas marchas. En ciudades como Amed, Êlîh, Hakkari y Estambul, miles de personas salieron a una represión segura. En esas ciudades se dieron los choques más fuertes, con un saldo de más de treinta detenidos y un muerto.

Las marchas en territorio kurdo tienen un tinte especial, bastante distinto a lo que se está acostumbrado en occidente. Aquí, fueron encabezadas por sus alcaldes, quienes son militantes del DTP, partido que avala la lucha del PKK.

Las manifestaciones coincidieron con el encuentro del primer ministro Erdoğan con el presidente de los Estados Unidos de Arriba, Barak Obama. Era de esperar que Erdoğan sacara de su maletín los adelantos democráticos de su gestión, para recibir a cambio más ayuda económica y política por parte de la administración de arriba. El pueblo kurdo quiso anunciar que las cosas no estaban bien, ni en las cárceles ni en las calles había tal apertura democrática. Por eso las principales ciudades se llenaron de voces pidiendo que se mejore el trato a Öcalan en el penal de Imari.

La policía reprimió con gases lacrimógenos, camiones hidrantes, tanquetas blindadas, balas de goma y balas de plomo tiradas al aire. Se registraron al menos 30 detenidos; en tanto una persona habría fallecido en un hospital de Amed.

Agencia Walsh

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/cB7v

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal