lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eB0u

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

13/01/2014 :: Medio Oriente, EE.UU.

Nuevo Frente Islámico: Apoyo ampliado de Washington a los mercenarios de Al Qaeda en Siria

x Michel Chossudovsky
Desde el principio, Occidente (en secreto) apoyó a los terroristas con el fin de desestabilizar a Siria como Estado-nación. El mito de la revuelta popular

Para que no olvidemos, Al Qaeda es una creación de la CIA

Los EE.UU., la OTAN, Israel, Turquía, Arabia Saudita y Qatar han canalizado la mayor parte de su apoyo a las brigadas de Al Qaeda, que también están integrados por las fuerzas especiales occidentales.

Fuerzas especiales británicas y francesas han estado entrenando activamente mercenarios de la oposición desde una base en Turquía.

Israel ha proporcionado un refugio seguro a mercenarios de Al Qaeda asentados en los Altos del Golán ocupados.

Fuerzas especiales occidentales han estado entrenando a los mercenarios en el uso de armas químicas en Jordania.

La OTAN y el alto mando turco han participado en el desarrollo de una yihad que implica el reclutamiento de miles de "luchadores por la libertad", que recuerda el alistamiento de los muyahidines para la yihad (guerra santa) de la CIA en la guerra de Afganistán.

También se discutió en Bruselas y Ankara, según nuestras fuentes, una campaña para reclutar a miles de voluntarios musulmanes en países de Oriente Medio y el mundo musulmán para luchar junto a los mercenarios sirios. El ejército turco, alojó a estos voluntarios, los capacita y asegura su paso a Siria. (Debkafile, 31 de agosto de 2011). Debka, agosto de 2011 el subrayado es nuestro) Esta es una guerra de agresión. No es una guerra civil.

El Nuevo Frente Islámico

Las brigadas de Al Qaeda integradas por mercenarios, entrenados en Arabia Saudita y Qatar, constituyen el pilar de las llamadas fuerzas de la oposición, que han participado en un sinnúmero de atrocidades y actos terroristas dirigidos contra la población civil siria desde el principio en marzo de 2011.

La existencia de "brigadas de la oposición más moderadas" apoyadas por Occidente es un mito. Existen como nombre, pero no constituyen una fuerza militar significativa. No son objeto de un importante apoyo por parte de sus manipuladores occidentales, que prefieren canalizar su ayuda a las brigadas de terroristas de Al Qaeda.

La FSA y su Comando Militar Supremo sirven esencialmente como una organización de fachada. El SMC bajo el mando del general Salim Idriss en gran medida se ha utilizado para canalizar el apoyo a los terroristas.

En los últimos acontecimientos, los combates han estallado entre los mercenarios de Al Qaeda, apoyados en secreto por occidente, y las brigadas más moderadas de la FSA, que Occidente apoya oficialmente.

Las autoridades estadounidenses han anunciado la celebración de conversaciones con los comandantes mercenarios del Nuevo Frente Islámico (creado en noviembre). El objetivo, sin embargo, no es mediar entre las facciones opuestas. Lo que se contemplan son los nuevos procedimientos para canalizar el apoyo a los terroristas de Al Qaeda, a través de las organizaciones que agrupan al Frente Islámico de nueva creación.

El Nuevo Frente Islámico reagrupa seis o siete grandes entidades mercenarias, entre ellos el ex Frente Islámico sirio (al-Jabhah al-Islamiyya as-Suriyyah) que constituyó una organización paraguas salafista. El Salafista Ahrar al-Sham fue la entidad más importante de la (desaparecida) SIF. Esta última ha sido disuelta e integrada (bajo una nueva etiqueta) en el Nuevo Frente Islámico, que está trabajando mano a mano con Washington.

Los contactos que se espera entre Washington y los terroristas reflejan el grado en que el [nuevo] Frente Islámico ha eclipsado a las brigadas del Ejército Libre Sirio, más moderadas - que las potencias occidentales y árabes trataron en vano de construir como una fuerza capaz de derrocar al presidente Bashar Al Assad. Las conversaciones también podrían decidir la dirección futura del Frente Islámico, y el enfrentamiento con terroristas musulmanes sunitas todavía más radicales como el Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL), vinculados a Al Qaeda.

Un mercenario del Frente Islámico dijo que espera que las conversaciones en Turquía sirvan para discutir si Estados Unidos ayudaría a armar al frente y asignarle la responsabilidad de mantener el orden en las zonas controladas por los terroristas en el norte de Siria.

El mercenario del Frente Islámico dijo a los periodistas que la rivalidad con el ISIL ya había dado lugar a una ola de toma de rehenes entre las dos partes, y que la decisión del Frente de hablar con los estadounidenses había aumentado aún más la tensión. Aunque describió las dos fuerzas islamistas como ideológicamente cercanas, dijo que ISIL busca la confrontación, tal vez alentado por algunos de sus partidarios en Arabia Saudita. ('Gulf Today', 13 de diciembre 2013)

Escuadrones de la muerte

El ex embajador de EE.UU. en Siria, Robert Stephen Ford, ha estado involucrado en las negociaciones con el Frente Islámico. Ford había establecido contacto con los líderes del Nuevo Frente Islámico en noviembre. La participación del Embajador Ford no debería ser ninguna sorpresa. Fue uno de los principales arquitectos de las brigadas de escuadrones de la muerte enviados a Siria, a partir de marzo de 2011. Él, sin duda, ha estado en coordinación permanente con comandantes mercenarios de Al Qaeda desde el comienzo de la insurgencia.

Robert S. Ford ya había trabajado en la embajada de EE.UU. en Bagdad (2004-2005) bajo la dirección del Embajador John D. Negroponte. Jugó un papel clave en la implementación de la "Opción Salvador Irak" del Pentágono. Esta última consistió en el apoyo a escuadrones de la muerte iraquíes y a las fuerzas paramilitares, inspirados en la experiencia de América Central. En cuanto a Siria, el Departamento de Estado de EE.UU. ha estado colaborando con varias agencias de inteligencia de Estados Unidos y el Pentágono está supervisando el apoyo de EE.UU. a las fuerzas mercenarias en Siria.

Un comité de política Siria fue creado en 2012. Contó con la participación del Embajador Robert Stephen Ford, el ex director de la CIA David Petraeus, Jeffrey Feltman, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Cercano Oriente y Derek Chollet, Director Adjunto Principal del Personal de Planificación Política de Clinton en el Departamento de Estado.

Bajo la supervisión de Jeffrey Feltman, la contratación efectiva de mercenarios terroristas, sin embargo, se lleva a cabo en Qatar y Arabia Saudita en colaboración con altos funcionarios de inteligencia de Turquía, Arabia Saudita, Qatar, Libia y la OTAN. El ex embajador saudita en los EE.UU., el príncipe Bandar, quien sigue siendo un miembro clave de la inteligencia saudí, se dice que está trabajando con el grupo Feltman en Doha. (Michel Chossudovsky, "La Opción Salvador para Siria": EEUU-OTAN patrocinando escuadrones de la muerte", 'Global Research', 28 de mayo de 2012)

Apoyo ampliado de EE.UU. a los mercenarios de Al Qaeda en Siria

Lo que los EE.UU. y sus aliados están creando son nuevos "canales directos" eficaces para aumentar su apoyo a los bandidos de infantería de Al Qaeda, esencialmente mediante el nuevo Frente Islámico como un "intermediario". Este procedimiento se contempla tras la desaparición de la Comandancia Militar Suprema de la FSA.

Hasta hace muy poco el apoyo de EEUU a Al Qaeda se canalizó a los mercenarios a través de una vía indirecta, es decir, a través de Comando Militar Supremo (Supreme military Command: SMC) del comandante general Salim Idriss. Ahora el General Idriss ha huido de Siria y se ha refugiado en Doha "tras tomar el Frente Islámico su sede." La toma de posesión de la sede de SMC, de acuerdo con informes ha "Obligado a los Estados Unidos y Gran Bretaña a anunciar [11 de diciembre] que iban a suspender la ayuda no letal para el norte de Siria, debido a los temores de que los equipos acaben en las manos equivocadas."

De nuevo, esto es una cortina de humo: el Nuevo Frente Islámico que tomó la sede del SMC está trabajando en estrecha colaboración con sus manipuladores occidentales, incluyendo el Embajador Robert Stephen Ford.

Washington tiene la intención de utilizar el Frente Islámico para canalizar su apoyo a las facciones más radicales de Al Qaeda, entre ellas Al Nusrah que, según informes, ha establecido vínculos con el Nuevo Frente Islámico. La Administración Obama se ha comprometido con "una insurgencia siria ampliada que incluye el recientemente formado Frente Islámico".

El frente ha estado presionando para su inclusión en el SMC, y quiere estar representado en las conversaciones de Ginebra, de acuerdo con los comandantes mercenarios. El ex-Embajador Ford, viajará a Londres el viernes para reunirse con otros patrocinadores internacionales de la oposición, y luego a Turquía para entablar conversaciones con la Coalición Nacional de Siria. También podrá reunirse allí con el Frente Islámico, dijo un alto funcionario. ('EA World View', 13 de diciembre 2013

La estratagema de propaganda es retratar al nuevo Frente Islámico como "moderado". Con el Comando Militar Supremo FSA en desorden, el objetivo de Washington es proporcionar una apariencia de legitimidad a la insurrección en gran parte integrada por la alianza militar occidental y los soldados de a pie de Al Qaeda.

La creación de un Frente Islámico pro-estadounidense sirve a este propósito, es decir, sirve para canalizar el dinero y las armas directamente a los mercenarios a través y bajo el paraguas de esta nueva organización.

Global Research. Revisado por La Haine

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/eB0u

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal