lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fT7p

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

29/08/2020 :: Estado español

¿Qué está pasando? Problemas y alternativas. (Iª parte )

x Izquierda Castellana
Por supuesto que hay que denunciar todo lo que está pasando, pero en el contexto de la exigencia de un proceso de ruptura con el Régimen y no de su rehabilitación o reforma

En una reciente entrevista a George Soros en el diario El País, el más cualificado “intelectual orgánico del capitalismo globalista” expresaba dos ideas importantes que, desde una perspectiva diferente, compartimos y que consideramos son de utilidad:

Pregunta: El coronavirus ha trastornado la vida del planeta. ¿Cómo ve la situación?

Respuesta: Estamos en una crisis, la peor crisis que he vivido desde la Segunda Guerra Mundial. Yo la describiría como un momento revolucionario, en que la gama de posibilidades es mucho mayor que en tiempos normales. Aquello que en una situación de normalidad sería inconcebible, no solo se vuelve posible, sino que de hecho ocurre. La gente está desorientada y asustada. Hacen cosas que son malas tanto para ellos mismos como para el mundo.

P: ¿Usted también se siente confundido?

R: Tal vez un poco menos que la mayoría. He desarrollado un marco conceptual que me coloca ligeramente por delante del pelotón. (…)

Es posible que alguna gente no comparta que incluyamos una cita de Soros en un editorial de IzCa. Somos de l@s que consideramos que del enemigo también se puede aprender.

La construcción de teoría revolucionaria no consiste en contarnos de forma detallada diversas historias, sino en construir aquello que sea útil para actuar en la realidad presente con garantías de éxito. Si la construcción de teoría revolucionaria siempre es necesaria, hoy es absolutamente imprescindible, pero requiere una metodología estricta, lo más objetiva -pero al mismo tiempo creativa- posible. Para ello sigue siendo de especial interés aquella máxima revolucionaria de “aprender del enemigo”. Ciertamente hay enemigos, como la mayoría de los presentes en el Estado español, que con conocerlos a fondo es suficiente; aprender de ellos es una tarea arduo difícil y además inútil porque es tal su grado de ausencia de “inteligencia”, su embrutecimiento intelectual, que difícilmente se puede sacar algo provechoso, excepto el propio conocimiento de su brutalidad cultural.

El Régimen del 78, el formato actual del Estado español, es un organismo al que podríamos diagnosticar actualmente como en vida vegetativa, sin pulso, sin aliento y con el electroencefalograma plano. Solo sobrevive por la alimentación y respiración asistida, es decir, de una forma totalmente dependiente del exterior, en este caso, especialmente de la UE, que no se puede permitir el lujo de una situación de mayor inestabilidad política en la península ibérica, cuestión que será inevitable finalmente. De esa percepción se deriva la amplia ayuda para mantener con vida, aunque sea vegetativa, al Régimen monárquico postfranquista español.

Esa situación de vida vegetativa (en absoluto quiere decir que vaya a morir motu propio o rápidamente) puede sobrevivir años si no se le desenchufan los tubos que le permiten respirar, alimentarse… Como ocurre en tantas ocasiones, hay sectores muy poderosos interesados en que esa vida vegetativa se mantenga, si es posible indefinidamente. Son aquellos, lógicamente, que obtienen un beneficio directo de tal supervivencia. Hay otros sectores sociales a los que simplemente les provoca temor o incertidumbre el qué pasará si el Régimen actual cae. Es muy importante tener una línea de trabajo para quitar o reducir al máximo el temor de esos sectores y sustituirlo por la esperanza y la ilusión por el cambio. Pero, en cualquier caso, es esencial conseguir una correlación de fuerzas suficientemente favorable para poder retirar los tubos que mantienen al cadáver viviente; y ello no será tarea sencilla, e intentarán que no sea un proceso plenamente pacífico.

Ese proceso de destitución; está en fase de maduración, pero aún tiene que madurar significativamente.

Algunas expresiones que escuchamos entre algunos sectores de ciertas izquierdas soberanistas, que subjetivamente comprendemos, nos parecen de una auténtica “candidez” en cuanto a la comprensión de lo que es la realidad del Estado español; y nos provoca una cariñosa sonrisa colectiva. Nos estamos refiriendo a expresiones del tipo “a nosotr@s lo que ocurra en España no nos importa” o similares. Para el bloque dominante español, Euskadi o Cataluña son tan España como Toledo o Badajoz. Y, tal como han hecho en el año 2017 con el Procés, tratarán cualquier otro intento de avanzar de forma práctica en un proceso republicano y soberanista en Cataluña o en cualquier otro Pueblo bajo jurisdicción del Estado español manu militari si fuera necesario, gobierne quien gobierne el Régimen del 78.

Simultáneamente a la puesta en pie de un proceso soberanista y republicano propio, es necesario confluir para conseguir la derrota del enemigo común. La victoria sobre él será francamente difícil, por no decir imposible, si no se asume ese doble proceso.

Guste o no guste, un proceso de confluencia de todas las fuerzas políticas y sociales que realmente estamos por impulsar un proceso de ruptura con el Régimen monárquico postfranquista es necesario.

Los indicadores en todos los planos de este Régimen son impresentables y totalmente compatibles con la descripción que hacíamos al inicio de este artículo, hagamos un breve repaso:

La afectación de la pandemia arroja los datos más desfavorables de Europa y de los peores del mundo. Ello pone de manifiesto que el Sistema Sanitario Público, que efectivamente en los años noventa llegó a ser de los mejores y más equitativos del mundo, está prácticamente desmantelado. Y no solo por los recortes y privatizaciones, que también, sino porque fue completamente vaciado de ideología progresista, pervertido. El ideario de l@s profesionales a favor de un servicio público de calidad e impregnado de una cultura para avanzar científicamente se cambió por una cultura mercantilista, similar a los valores hegemónicos en la sanidad privada, al menos en muchos aspectos. Esto se hizo de forma progresiva pero consistente; con buenos resultados para el Régimen y muy malos para l@s profesionales del Sistema y para el conjunto de la población, tal como ahora se ha puesto de manifiesto.

 Similar reflexión podríamos hacer sobre el sistema educativo. Veremos dramáticamente sus gravísimas deficiencias una vez iniciado el curso, más allá de lo que hasta ahora se ha visto.

 Las residencias geriátricas, su funcionamiento y gestión, son otra expresión de las características de este régimen fallido.

 En cuanto a las repercusiones sociales y económicas de la crisis global que acompaña a la pandemia de la Covid19, los datos son totalmente ilustrativos; los mayores porcentajes de pérdida de empleo, de incremento del déficit y deuda pública, etc. No es de extrañar para nada. Al liquidar la mayoría de las estructuras productivas (industrial, agrícola y ganadera) especialmente durante la época de Felipe González y de Aznar con el objetivo de ser “acogidos” en la UE y al poner en marcha un modelo económico basado sobre todo en el modelo de sector servicios, especialmente el turismo, se ha generado una economía de castillo de naipes que al menor problema sufre. Y si el problema es grave, simplemente se cae.

Podríamos seguir con otros muchos indicadores, pero no pretendemos en esta ocasión hacer una descripción detallada, sino simplemente un acopio suficiente para ratificar la tesis mantenida en nuestros editoriales de que el Estado español es el eslabón débil del capitalismo occidental en lo económico, pero también en lo político y cultural. La huida pactada del Emérito con el Gobierno y la actitud de las fuerzas políticas y mediáticas del Régimen no nos deben sorprender. Nadie debería a estas alturas llamarse a engaño.

Por supuesto que hay que denunciar todo lo que está pasando, pero en el contexto de la exigencia de un proceso de ruptura con el Régimen y no de su rehabilitación o reforma, cosa totalmente imposible.

 Algunas consideraciones sobre el actual gobierno de coalición PSOE-Podemos

Del PSOE no tenemos casi nada nuevo que decir: es un partido con una larguísima trayectoria alineado con el Régimen del 78 en lo fundamental, sin cuyo apoyo este no podría sobrevivir. Pero es también un partido real con sus bases y sus contradicciones, así como con decenas de miles de afiliados asesinados en las cunetas. En el mundo rural castellano ser del PSOE es ser de izquierdas, formal y realmente en general. Son una alianza imprescindible para el trabajo sectorial y en alguna medida para el trabajo global.

Podemos simplemente no tiene base orgánica, es un partido creado mediáticamente para cubrir el flanco más a la izquierda del Régimen, cuando este ya estaba en plena crisis. Su doctrina política esencial era cambiar la ley electoral, algo que adornaban con lemas como el de “asaltar los cielos” y otros postureos. No eran más que señuelos para conseguir votos. Lo consiguieron, pero les ha durado lo que les ha durado; seguirán existiendo un tiempo, pero debilitados y simplemente como una agencia de colocación de individualidades de una fracción de la pequeña burguesía universitaria que aspira a seguir viviendo del negocio de la política o de las ONG’s en su órbita. La verdad es así de cruda, por mucho que les duela a algun@s. No les reconocemos como parte de la izquierda ni del movimiento popular. Incluso Más País nos ofrece mayor credibilidad.

Es una auténtica pena que una fuerza política como el PCE esté enredada en una alianza con una estructura mercantil y cada vez más corrupta como es el caso de Podemos que, aunque le pueda aportar réditos materiales a corto plazo, les traerá serios problemas políticos en el medio plazo.

La alternativa a lo que hay no es el trifachito, cada vez con menor credibilidad. La alternativa real a la continuidad del Régimen postfanquista, cada vez más ineficiente, vestido de una u otra manera, pasa por la ruptura democrática y los procesos constituyentes republicanos en los diversos Pueblos del Estado español. Para el movimiento popular castellano la línea es clara.

Izquierda Castellana

Castilla a 26 de agosto de 2020

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fT7p

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal