lahaine.org

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/eZ9E

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

22/07/2022 :: Estado español, Pensamiento

Veintidós tesis sobre "España" y sobre el internacionalismo

x Petri Rekabarren
La izquier­da esta­tal que se dice inter­na­cio­na­lis­ta, nun­ca pue­de ni quie­re supe­rar el ultra­cen­tra­lis­mo buro­crá­ti­co que tie­ne en Madrid la expre­sión suma
  1. A más de dos años y medio de man­da­to, a fina­les de 2021, el Gobierno «pro­gre­sis­ta» no había cum­pli­do nin­gu­na de sus pro­me­sas: la refor­ma labo­ral; la ley mor­da­za y las liber­ta­des demo­crá­ti­cas; aca­bar con la repre­sión de las mani­fes­ta­cio­nes y con los malos tra­tos y tor­tu­ras; asu­mir los dere­chos nacio­na­les y defen­der sus cul­tu­ras; regu­la­ri­zar la emi­gra­ción; subir el sala­rio míni­mo, redu­cir el cos­to de la vida obre­ra y aumen­tar las pen­sio­nes; demo­cra­ti­zar la jus­ti­cia; aca­bar con los desahu­cios y polí­ti­ca de vivien­da social, mul­ti­pli­car el gas­to social en edu­ca­ción, sani­dad, trans­por­te…; redu­cir el poder del IBEX 35; per­se­guir la corrup­ción; avan­zar hacia una refor­ma fis­cal; polí­ti­ca inter­na­cio­nal progresista…

  2. No lo hizo por­que ello le supo­nía enfren­tar­se a la bur­gue­sía y al impe­ria­lis­mo: en ese momen­to uno de cada cin­co euros gas­ta­dos por la Admi­nis­tra­ción tenía fina­li­dad mili­tar. Según estu­dios blan­dos, en diciem­bre de 2021 el 1% de la pobla­ción con­tro­la­ba el 25% de la rique­za del Esta­do y el 10% con­tro­la­ba casi el 60%. En estas con­di­cio­nes, el Gobierno «pro­gre­sis­ta» por boca de su minis­tra de eco­no­mía pidió que no se subie­ra el suel­do a las y los tra­ba­ja­do­res. No hay que subir el suel­do por­que la situa­ción real del capi­ta­lis­mo espa­ñol es mucho más gra­ve que la ver­sión ofi­cial, inclu­so que la ver­sión del PP y VOX, y, des­de lue­go, más gra­ve de lo que dice la pren­sa burguesa.

  3. Estu­dios sobre la evo­lu­ción del PIB des­de 2019 –asu­mien­do las limi­ta­cio­nes obvias de este medi­dor– rea­li­za­dos por diver­sas ins­ti­tu­cio­nes y orga­nis­mos estu­dian­do Gran Bre­ta­ña, EEUU, Paí­ses Bajos, Cana­dá, Ita­lia, Ale­ma­nia, Japón, Sue­cia y los Esta­dos fran­cés y espa­ñol, coin­ci­den en seña­lar al Esta­do espa­ñol como el más gol­pea­do y debi­li­ta­do por la con­jun­ción de cri­sis que ya se ges­ta­ba des­de poco antes de 2019, que esta­lló en 2020 y se agra­vó en 2022. En mar­zo de este año diver­sos estu­dios admi­tían que exis­te una «eco­no­mía de gue­rra fue­ra de los focos», es decir, que la ima­gen ofi­cial ape­nas tie­ne nada que ver, o no tie­ne nada que ver, con la realidad.

  4. La «eco­no­mía de gue­rra» pue­de sos­te­ner­se duran­te un tiem­po si exis­te un poder fuer­te, bur­gués o pro­le­ta­rio, capaz de aglu­ti­nar fuer­zas socio­po­lí­ti­cas deci­di­das a ven­cer o al menos a lograr una ren­di­ción hon­ro­sa en la «gue­rra eco­nó­mi­ca». En el Esta­do espa­ñol ese poder solo sobre­vi­ve gra­cias al impe­ria­lis­mo. La podre­dum­bre corrup­ta de la monar­quía, del Esta­do e ins­ti­tu­cio­nes, del blo­que de cla­ses domi­nan­te, etc., ha lle­va­do a hablar, en este mes de mayo, del «cas­ti­llo de nai­pes» en que se esta­ba con­vir­tien­do el sis­te­ma espa­ñol. A fina­les de 2021, una alta res­pon­sa­ble de Uni­das-Pode­mos a nivel esta­tal reco­no­ció que «hoy prác­ti­ca­men­te nada de lo que nece­si­ta­mos en nues­tra vida coti­dia­na se pro­du­ce aquí, sino que debe impor­tar­se des­de miles de kilómetros».

  5. Para el 13 de mayo de 2022, el Esta­do había ago­ta­do los recur­sos dis­po­ni­bles para todo el año, por lo que des­de enton­ces se está comien­do el futu­ro, se está endeu­dan­do toda­vía más, ago­tan­do los recur­sos cada vez más esca­sos y valio­sos e hipo­te­can­do así aún más su incier­to futu­ro. Tam­bién, en ese mes de mayo, el BCE advir­tió del agu­je­ro negro que aumen­ta­ba por el ries­go cre­cien­te de impa­go de las hipo­te­cas, sien­do el Esta­do espa­ñol uno de los más crí­ti­cos por el empo­bre­ci­mien­to impa­ra­ble de su pobla­ción. Otros estu­dios sos­tie­nen que se nece­si­ta­ría un supe­rá­vit pri­ma­rio del 3,7% de media has­ta 2025 para vol­ver a la deu­da públi­ca de 2019, un 95,5%, tras aumen­tar al 120% en 2020; por el con­tra­rio, las pre­vi­sio­nes apun­tan a un défi­cit de cer­ca del 4% en 2022.

  6. No pode­mos aho­ra ana­li­zar el ori­gen y el aumen­to de la debi­li­dad estruc­tu­ral de la eco­no­mía espa­ño­la con res­pec­to a la cues­tión deci­si­va de la capa­ci­dad de pro­duc­ción de valor, que es la que garan­ti­za en últi­ma ins­tan­cia la efec­ti­vi­dad inte­gra­do­ra y repre­si­va de cual­quier Esta­do-nación bur­gués, y su fuer­za inter­na­cio­nal. «Espa­ña» como mar­co geo­pro­duc­ti­vo y de acu­mu­la­ción de capi­tal por par­te del blo­que de cla­ses domi­nan­tes en for­ma­ción muy tar­día –entre fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX– ha inten­ta­do com­pen­sar sus debi­li­da­des y su pau­la­ti­na des­in­dus­tria­li­za­ción, cedien­do en cada cri­sis cotas en «inde­pen­den­cia» nacio­nal-bur­gue­sa a poten­cias exte­rio­res, de modo que aho­ra mis­mo «Espa­ña» es una base yan­qui, una «colo­nia ener­gé­ti­ca» y un cor­ti­jo a libre dis­po­si­ción del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal que en 2016 con­tro­la­ba el 43,1% del accio­na­ria­do «espa­ñol», pero que ha lle­ga­do al 57% en 2021, sobre todo en el IBEX 35.

  7. Los esfuer­zos tími­dos de algu­nas frac­cio­nes bur­gue­sas por fre­nar e inclu­so recu­pe­rar algo el peso de la indus­tria en la eco­no­mía esta­tal se ven fre­na­dos por la desidia del con­jun­to de la bur­gue­sa al res­pec­to: en 2022 el turis­mo aca­pa­ra el 75% de las ayu­das públi­cas, por la cre­cien­te dis­tan­cia tec­no­cien­tí­fi­ca y edu­ca­ti­va espa­ño­la con res­pec­to al avan­ce mun­dial, por la corrup­ción, etc., y por el empo­bre­ci­mien­to social galo­pan­te que fre­na el con­su­mo y con ello ralen­ti­za la recu­pe­ra­ción. El «efec­to rebo­te» reac­ti­va la indus­tria y la eco­no­mía en gene­ral, pero las debi­li­da­des de fon­do reapa­re­cen en cues­tión de meses. Según Fun­cas: «lo peor está por lle­gar» a par­tir de 2023.

  8. Des­de 2018 las per­so­nas empo­bre­ci­das en el Esta­do han aumen­ta­do en más de 1.200.000 según esti­ma­cio­nes no rigu­ro­sas. El cru­cial y silen­cia­do infor­me del Rela­tor de la ONU es demo­le­dor: «pobre­za gene­ra­li­za­da». A la vez la tasa de aho­rro popu­lar entra en nega­ti­vo por pri­me­ra vez en tres años, lo que es com­pren­si­ble por­que en junio de 2022 el sala­rio cre­ció ocho pun­tos menos que la infla­ción. En mayo la infla­ción se comía un mes de sala­rio obre­ro. No hace fal­ta recor­dar los efec­tos nega­ti­vos sobre la eco­no­mía que tie­ne la reduc­ción sos­te­ni­da del con­su­mo obre­ro y popu­lar. Sin embar­go, a comien­zos del 2022 el Esta­do gas­ta­ba en fuer­zas repre­si­vas más de la media euro­pea y en ayu­da social y públi­ca menos de la media europea.

  9. Moody´s afir­mó a media­dos de mayo de 2022 que el Esta­do espa­ñol es el que más difi­cul­ta­des tie­ne para redu­cir la deu­da al nivel de 2019. En estas con­di­cio­nes el BCE colo­ca­ba al Esta­do en la casi­lla de «país pobre some­ti­do a res­ca­te» por­que, entre otros muchos pro­ble­mas que se agra­van, des­ta­ca­ba que la infla­ción sub­ya­cen­te, la que real­men­te mide lo que suce­de en los pila­res eco­nó­mi­cos, regis­tra­ba la mayor bre­cha con res­pec­to a la de la Unión Euro­pea. Natu­ral­men­te la pren­sa ape­nas habla de la posi­bi­li­dad de un res­ca­te, por­que no le intere­sa a nin­gu­na fac­ción bur­gue­sa que se conoz­ca la gra­ve­dad real de la situa­ción; aún y todo así, el BCE ofre­ce­rá un infor­me más deta­lla­do a fina­les de este mes de julio. Recor­de­mos que hubo otro res­ca­te en 2012 que ha deja­do una deu­da de 73.000 millo­nes de euros que jus­to se ter­mi­nó de pagar en 2021, y que solo bene­fi­ció a la gran burguesía.

  10. En 2021 el gas­to mili­tar ofi­cial­men­te reco­no­ci­do se incre­men­tó en un 5,6%, alcan­zan­do la cifra de 19.500 millo­nes de euros, pero para este 2022 el gas­to ofi­cial­men­te admi­ti­do ya ascien­de a los 22.796 millo­nes de euros, pero el gas­to real que se des­cu­bre al mirar qué ocul­ta la inge­nie­ría con­ta­ble del Esta­do lle­ga a no menos de 37.563 millo­nes de euros para este año, can­ti­dad que se des­bor­da por los recien­tes incre­men­tos deci­di­dos alre­de­dor de la Cum­bre de la OTAN en Madrid. Recor­de­mos que en 2021 uno de cada cin­co euros de los pre­su­pues­tos iban des­ti­na­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te al gas­to mili­tar y repre­si­vo. Des­de Oba­ma y des­de Trump se han endu­re­ci­do las exi­gen­cias yan­quis de un aumen­to del gas­to mili­tar euro­peo por­que el impe­ria­lis­mo ya ponía en prác­ti­ca su estra­te­gia mun­dial para apo­de­rar­se de Eura­sia, ata­can­do por Ucra­nia des­de el gol­pe de Esta­do fas­cis­ta de 2014.

  11. Vien­do este pano­ra­ma es por tan­to muy com­pren­si­ble que, en enero de 2022, el Gobierno «pro­gre­sis­ta» fia­se la «moder­ni­za­ción eco­nó­mi­ca de Espa­ña» a los 140.000 millo­nes de euros que le va a pres­tar la Unión Euro­pea, que no es sino un «res­ca­te encu­bier­to» y cuyas con­di­cio­nes de devo­lu­ción son secre­tas, y a cos­ta de per­der defi­ni­ti­va­men­te la poca «inde­pen­den­cia» que le res­ta­ba, como se con­fir­mó duran­te la Cum­bre de la OTAN en Madrid. La buro­cra­cia de Bru­se­las impo­ne alre­de­dor de sesen­ta direc­tri­ces anua­les nego­cia­das en secre­to con los lob­bies y otros pode­res oscu­ros, que los Esta­dos débi­les cum­plen auto­má­ti­ca­men­te sin con­sul­tar a sus pue­blos. Las deci­sio­nes de la OTAN y del ejér­ci­to yan­qui no entran en este capí­tu­lo, pero son mucho más prio­ri­ta­rias: el Esta­do espa­ñol per­te­ne­cía de fac­to a la OTAN des­de la déca­da de 1950, obe­de­cien­do en todo, aun­que solo ofi­cia­li­zó su mem­bre­cía en 1986.

  12. La «moder­ni­za­ción eco­nó­mi­ca de Espa­ña» es impres­cin­di­ble para una par­te de la bur­gue­sía esta­tal por­que es la úni­ca garan­tía de que el Esta­do no siga retro­ce­dien­do inter­na­cio­nal­men­te, y tam­bién para ase­gu­rar la «uni­dad nacio­nal» cuan­do ya se han cedi­do las últi­mas cotas de «inde­pen­den­cia nacio­nal bur­gue­sa». En efec­to, la Cum­bre de la OTAN y la segun­da trai­ción al pue­blo saha­raui cer­ti­fi­can que «Espa­ña» es un pro­tec­to­ra­do impor­tan­te por el lugar geo­es­tra­té­gi­co que ocu­pa en el con­trol del eje este-oes­te y nor­te-sur en la par­te atlán­ti­ca de Eura­sia y de Áfri­ca. El impe­ria­lis­mo aplas­tó Gre­cia por­que no tenía tan­ta impor­tan­cia como «Espa­ña», a cuya bur­gue­sía se le con­ce­de algo más de tolerancia.

  13. Deci­mos que esa «moder­ni­za­ción», es decir, cier­ta rein­dus­tria­li­za­ción que aumen­te la pro­duc­ción de valor y la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, es impres­cin­di­ble para una par­te de la bur­gue­sía, aun­que exis­te otra par­te que no se preo­cu­pa por las dife­ren­cias entre la plus­va­lía abso­lu­ta y la rela­ti­va, por la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal, por la inver­sión pro­gra­ma­da en tec­no­cien­cia, etc., y que pri­ma la sobre­ex­plo­ta­ción y el palo repre­si­vo como los méto­dos más efec­ti­vos para la obten­ción de ganan­cia, sobre cual­quier otro méto­do. Es ver­dad que cuan­to más dura y sin­cró­ni­ca es una cri­sis estruc­tu­ral más duros e impla­ca­bles son los méto­dos para des­car­gar sus cos­tos sobre las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras opri­mi­das, sobre la pro­pia cla­se obre­ra, sobre las lla­ma­das «cla­ses medias» y la peque­ña bur­gue­sía, etc., por este orden. Son dife­ren­cias, ni siquie­ra opo­si­cio­nes, den­tro del blo­que de cla­ses diri­gen­tes más o menos resuel­tas apa­ren­te­men­te en el «par­la­men­to sobe­rano», pero real­men­te nego­cia­das en pri­va­do en base a las rela­cio­nes de fuer­za, sin poner nun­ca en ries­go la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, o sea, la dic­ta­du­ra patriar­cal, de nación domi­nan­te y de clase.

  14. En par­te esto es lo que suce­de aho­ra en el Esta­do por­que la gra­ve­dad de la cri­sis es tal que las dos gran­des corrien­tes bur­gue­sas optan por dos opcio­nes dife­ren­tes, den­tro de su uni­dad, para salir de la cri­sis, dos opcio­nes dife­ren­tes solo en la for­ma, nun­ca en el con­te­ni­do, que tam­bién exis­ten aho­ra en el impe­ria­lis­mo. La uni­dad deci­si­va con­sis­te en man­te­ner a cual­quier pre­cio la inva­sión de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass como pri­mer paso para la pos­te­rior bal­ca­ni­za­ción de Rusia, que per­mi­ti­ría a la OTAN acce­der a las deci­si­vas fron­te­ras sibe­ria­nas con Chi­na domi­nan­do Eurasia.

  15. La dife­ren­cia en esa uni­dad con­sis­te en cómo tra­tar las nacio­nes y cla­ses explo­ta­das, y, en espe­cial, a las muje­res tra­ba­ja­do­ras inmi­gran­tes y de los pue­blos opri­mi­dos, para que aun pro­tes­tan­do «pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te» acep­ten las extre­mas con­di­cio­nes de sobre­ex­plo­ta­ción, sin las cua­les la bur­gue­sía lla­ma­da «occi­den­tal» y menos la espa­ño­la nun­ca podrán salir de la cri­sis. La frac­ción neo­fas­cis­ta que se ha pues­to una care­ta de dere­cha-dura de Fei­jóo que sigue la línea impla­ca­ble de la Inter­na­cio­nal Neo­fas­cis­ta y la frac­ción ilu­sa­men­te «pro­gre­sis­ta» pero de cen­tro-dere­cha prác­ti­ca en el Gobierno que se ape­ga a la men­ti­ra de una impo­si­ble social­de­mo­cra­cia neo­key­ne­sia­na que pro­me­te de todo con la mis­ma faci­li­dad con que lo incum­ple todo. Una de las razo­nes de esta dife­ren­cia de matiz es la impor­tan­cia eco­nó­mi­ca de los sillo­nes poli­ti­que­ros para las eli­tes polí­ti­co-sin­di­ca­les e intelectuales.

  16. Las nacio­nes obre­ras opri­mi­das por «Espa­ña», como pro­tec­to­ra­do del impe­ria­lis­mo, saben que nin­gu­na de las dos frac­cio­nes –y menos la OTAN– va a reco­no­cer­las nun­ca, que las dos van a seguir explo­tán­do­las, pero algu­nas fuer­zas inde­pen­den­tis­tas siguen cre­yen­do, con­tra toda evi­den­cia his­tó­ri­ca, que exis­ten orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias espa­ño­las que pue­den ser alia­das estra­té­gi­cas en la revo­lu­ción comu­nis­ta. Cra­so error a estas altu­ras de la his­to­ria de «Espa­ña» como mar­co geo­pro­duc­ti­vo para la acu­mu­la­ción de capi­tal en una par­te de la penín­su­la ibé­ri­ca. Debe­mos tener en cuen­ta que según se suce­den las fases crí­ti­cas del capi­ta­lis­mo, se fana­ti­za la irra­cio­nal –por cuan­to opre­so­ra e injus­ta– ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta de los Esta­dos opre­so­res de pue­blos, ideo­lo­gía y prác­ti­ca impres­cin­di­ble para sos­te­ner y a poder ser ampliar la tasa media de ganan­cia de sus burguesías.

  17. Este nacio­na­lis­mo bur­gués más exa­cer­ba­do en cada cri­sis, tam­bién va rena­cien­do en las buro­cra­cias de sus izquier­das, y tar­de o tem­prano reapa­re­cen en sus peque­ñas orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que se dicen inter­na­cio­na­lis­tas. De todos los pue­blos opri­mi­dos por «Espa­ña», son las izquier­das comu­nis­tas cas­te­lla­nas y anda­lu­zas las que más pade­cen esta reali­dad por­que sobre el exter­mi­nio con san­gre de sus cul­tu­ras se ha crea­do la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta del impe­ria­lis­mo espa­ñol. Los arrai­ga­dos tópi­cos racis­tas del espa­ño­lis­mo –sua­vi­za­dos en algo, pero exis­ten­tes tam­bién en la izquier­da espa­ño­lis­ta– deni­gran a todos los pue­blos que opri­men, pero con nor­ma­li­dad coti­dia­na más viru­len­ta a Cas­ti­lla y a Anda­lu­cía. No tene­mos espa­cio para expli­car cómo ese racis­mo con un cla­ro con­te­ni­do polí­ti­co se expre­sa con­tra cada nación oprimida.

  18. Des­de que la ini­cial izquier­da anar­quis­ta y socia­lis­ta apa­re­cie­ron en el Esta­do bien entra­da la segun­da mitad del siglo XIX, des­de enton­ces y a pesar de las dife­ren­cias en sus expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta, estas izquier­das se han carac­te­ri­za­do por tres posturas:

    Pri­me­ra, nega­ción direc­ta o indi­rec­ta del derecho/necesidad a la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das, nega­ción explí­ci­ta que aho­ra vuel­ve a tomar fuerza.

    Segun­da, reco­no­ci­mien­to abs­trac­to del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, pero sin lle­var nin­gu­na prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca en el sen­ti­do de apli­car ese dere­cho en la lucha de cla­ses dia­ria y menos aún de sal­tar del sim­ple dere­cho abs­trac­to muy car­ga­do de demo­cra­ti­cis­mo bur­gués, al con­cre­to, radi­cal y deci­si­vo derecho/necesidad, neta­men­te revo­lu­cio­na­rio, de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta como paso para la revo­lu­ción comunista.

  19. Y ter­ce­ra e incues­tio­na­ble, que ese dere­cho abs­trac­to defen­di­do por la izquier­da esta­tal que se dice inter­na­cio­na­lis­ta, nun­ca pue­de ni quie­re supe­rar el ultra­cen­tra­lis­mo buro­crá­ti­co que tie­ne en Madrid la expre­sión suma de la sim­bo­lo­gía y del prin­ci­pio de que la revo­lu­ción comu­nis­ta no solo ha de rea­li­zar­se en el mar­co esta­tal sino que ade­más y sobre todo nun­ca ha de asu­mir como axio­ma que «Espa­ña» es incom­pa­ti­ble con la revo­lu­ción comu­nis­ta y que por tan­to ha de desin­te­grar­se mate­rial y sim­bó­li­ca­men­te como requi­si­to para la revo­lu­ción. Las izquier­das esta­ta­les que se dicen inter­na­cio­na­lis­tas ter­mi­nan mos­tran­do su nacio­na­lis­mo espa­ñol más pron­to que tar­de, empe­zan­do por la cen­tra­li­za­ción polí­ti­ca madri­le­ña «por razo­nes de geo­gra­fía», lo que en reali­dad ocul­ta la cen­tra­li­za­ción men­tal estra­té­gi­ca que les impi­de asu­mir la nece­si­dad de luchar dia­ria­men­te por la des­apa­ri­ción de «Espa­ña», no úni­ca­men­te en las decla­ra­cio­nes demo­cra­ti­cis­tas sobre el dere­cho abs­trac­to de auto­de­ter­mi­na­ción. Con esto no nega­mos el valor de estas orga­ni­za­cio­nes para defen­der ese dere­cho den­tro mis­mo del mons­truo, valor que admi­ra­mos, lo que hace­mos es cons­ta­tar sus límites.

  20. En los últi­mos años, gran par­te de la izquier­da esta­tal ha ido refor­zan­do expre­sio­nes par­ti­cu­la­res del nacio­na­lis­mo de su bur­gue­sía, aplau­dien­do, por ejem­plo, el giro al «rea­lis­mo polí­ti­co», al sobe­ra­nis­mo, de las fuer­zas social­de­mó­cra­tas vas­cas y cata­la­nas, el inde­pen­den­tis­mo blan­do gale­go, por no hablar del anti­ca­pi­ta­lis­mo expo­de­mi­ta, etc. A la vez, el nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta más reac­cio­na­rio tam­bién ha cre­ci­do en supues­tas «izquier­das comu­nis­tas» para las que no hay nacio­nes opri­mi­das por lo que su inde­pen­den­tis­mo es puni­ble. Por no exten­der­nos, gru­pi­tos de izquier­da que se dicen inter­na­cio­na­lis­tas insis­ten en crear o inte­grar­se en coor­di­na­do­ras de nacio­nes opri­mi­das para faci­li­tar una «efec­ti­va» movi­li­za­ción den­tro del mar­co esta­tal, pero sin dar el sal­to a la defen­sa prác­ti­ca dia­ria del derecho/necesidad de la inde­pen­den­cia, limi­tán­do­se a reci­tar como una sal­mo­dia el abs­trac­to dere­cho de autodeterminación.

  21. En la actual fase crí­ti­ca del capi­ta­lis­mo, ya no sir­ve repe­tir ese dere­cho en su expre­sión abs­trac­ta sin pre­ci­sar que se ha con­ver­ti­do en una nece­si­dad con­cre­ta y radi­cal de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, una nece­si­dad que sur­ge de la raíz de las con­tra­dic­cio­nes impe­ria­lis­tas actua­les que inclu­so han anu­la­do la sobe­ra­nía legal de los Esta­dos medios y peque­ños, mario­ne­tas del impe­ria­lis­mo a pesar de su pom­po­sa «inde­pen­den­cia». Cual­quier tipo de coor­di­na­ción de fuer­zas inde­pen­den­tis­tas que no asu­ma, pri­me­ro, la nece­si­dad radi­cal de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta; segun­do, la sub­si­guien­te nece­si­dad de avan­zar en la des­apa­ri­ción de «Espa­ña» simul­tá­nea a la revo­lu­ción socia­lis­ta; y, ter­ce­ro, la coor­di­na­ción exclu­si­va de las nacio­nes opri­mi­das sin par­ti­ci­par izquier­da esta­ta­lis­ta algu­na, será un fra­ca­so en poco tiempo.

  22. No nega­mos la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta de las izquier­das esta­ta­les, la valo­ra­mos en su enor­me sig­ni­fi­ca­do y la agra­de­ce­mos por su cohe­ren­cia demos­tra­da, pero deben res­pe­tar la inde­pen­den­cia orga­ni­za­ti­va polí­ti­ca, teó­ri­ca y prác­ti­ca de los pue­blos que su bur­gue­sía opri­me. Las amar­gas lec­cio­nes his­tó­ri­cas deben ser teni­das en cuen­ta más aún en el capi­ta­lis­mo actual y en un Esta­do como el espa­ñol. Sí pue­de haber y pro­ba­ble­men­te habrá luchas tác­ti­cas con­jun­tas en momen­tos con­cre­tos, pero siem­pre res­pe­tan­do la nece­si­dad del libre deba­te y de la libre deci­sión inter­na entre las izquier­das inde­pen­den­tis­tas pre­via­men­te a cual­quier acuer­do tác­ti­co en una movi­li­za­ción par­ti­cu­lar. Para noso­tras y noso­tros este es un prin­ci­pio obje­ti­vo sin el cual no mere­ce la pena per­der el tiem­po en dis­qui­si­cio­nes abs­trac­tas que solo bene­fi­cian a «Espa­ña».

Euskal Herria, 20 de julio de 2022
www.boltxe.eus

compartir

                    

Dirección corta: https://lahaine.org/eZ9E

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License ::

Principal